La reconstrucción no llega a Gaza

Las sirenas ulularon en recuerdo del momento en que Israel comenzó los bombardeos aéreos contra instalaciones de Hamas; una operación que duró 22 días y dejó 1420 palestinos muertos. El bloqueo israelí impide el acceso de las donaciones.
El millón y medio de habitantes de Gaza recordó ayer el primer aniversario de la más dura ofensiva militar lanzada por Israel contra la Franja. Las sirenas ulularon a las 11.20 local en recuerdo del momento en que Israel comenzó los bombardeos aéreos contra instalaciones del movimiento islamista Hamas, en una ofensiva que finalmente duró 22 días y dejó 1420 muertos y más de 5000 heridos en el lado palestino. En el lado israelí las víctimas como consecuencia de los combates y los 800 cohetes disparados desde Gaza ascendieron a trece, entre ellos tres civiles, y unos doscientos heridos.

Los habitantes de la Franja de Gaza respondieron a las sirenas deteniendo sus actividades y poniéndose de pie en memoria de las víctimas, así como en actos de conmemoración convocados por Hamas. "La Franja ganó por su resistencia y por el fracaso del enemigo en conseguir sus objetivos", afirmó el líder de la facción palestina que gobierna Gaza, Ismail Haniyeh, en un mensaje a la ciudadanía, en el que aseguró que la ofensiva no fue para los israelíes una simple excursión.

Hace un año, Israel se propuso impedir el continuo disparo de cohetes por parte de las milicias palestinas contra su territorio –fueron unos doscientos en la semana que precedió a la ofensiva–, recuperar su poder de disuasión frente a Hamas y, según advierten algunos analistas, desestabilizar el gobierno islamista.

Viendo el escenario actual, los dos primeros objetivos parece haberlos alcanzado mediante una frágil tregua rota por ambas partes de tanto en tanto. El tercero es harina de otro costal, a juzgar por el respaldo del que hizo gala Hamas el pasado 14 de diciembre en un mitin por el aniversario de su fundación. Los dirigentes del movimiento islamista insisten en que la guerra no ha afectado su popularidad ni mermado su capacidad militar. "La Franja de Gaza sigue siendo fuerte, Israel no ha podido vencer a pesar del debilitamiento por el fuerte bloqueo y las restricciones que han elevado el sufrimiento entre la población", agregó el comunicado de Haniyeh.

Las consecuencias de la ofensiva siguen palpables en toda la región, donde el bloqueo ha aplastado la economía e impedido la reconstrucción de las miles de viviendas y edificios públicos destruidos en la ofensiva militar.

En la incursión terrestre, que comenzó una semana después, fueron alcanzados centros hospitalarios, sedes de organismos internacionales y cientos de edificios de viviendas. Según informes de la ONU, 3530 viviendas quedaron completamente destruidas, 2850 severamente dañadas y 52.900 parcialmente, además de edificios gubernamentales y de seguridad controlados por Hamas. "Una mejor educación, vaciada de la influencia del extremismo, será clave de cara al futuro", señaló Douglas Alexander, que trabaja para la Secretaría de Desarrollo Internacional al diario británico The Independent.

En marzo los países donantes reunidos en Egipto prometieron 4.481 millones de dólares para reconstruir la Franja de Gaza, una ayuda que no ha llegado debido a que Israel bloquea la entrada de materiales de construcción.

Comentá la nota