RECONQUISTA Duras críticas de empleados municipales al intendente Speranza

Ciento quince trabajadores del municipio que fueron incorporados a planta permanente en el último año de gestión de Hugo Morzán, y a quienes el actual intendente intentó, sin éxito, dejar cesantes ni bien asumió, hace un año, emitieron un duro documento en el que afirman que siguen siendo discriminados por el gobierno municipal.
Se trata de trabajadores que se desempeñaron como contratados hasta julio de 2007 y muchos de ellos llevaban años como tales. En ese mes, el entonces intendente Hugo Morzán, decreto mediante, los incorporó a planta permanente, previa comunicación al sindicato, que aprobó la medida sin ningún cuestionamiento. La mayoría de ellos revistaban (y revisten actualmente) en la categoría 8, es decir, la mínima, y el decreto tiene fecha de dos meses antes de las elecciones que le dieron el triunfo por un ajustado margen de algo más de cuarenta votos al actual intendente, ing. Jacinto Speranza, del Frente Progresista, Cívico y Social.

Pocos días después de haber asumido el nuevo mandatario y antes de que terminara el 2007, sorprendió a todos con un decreto que disponía la cesantía de esos 115 empleados, aduciendo que los nombramientos se habían hecho sin el llamado a concurso correspondiente, que prevé el estatuto escalafón del empleado municipal.

Esta medida fue recurrida administrativamente por el personal perjudicado que, además, protagonizó fuertes protestas callejeras que incluyeron un piquete y una manifestación frente al municipio, lo que obligó a las autoridades a dar marcha atrás y dictar un nuevo decreto que derogaba el anterior reponiendo a los trabajadores en sus funciones. Sin Mordaza daba cuenta de aquella noticia, por ese entonces, como "el primer papelón" del gobierno de Jacinto Speranza.

Transcurrido un año de aquel hecho, los trabajadores municipales afectados lo recuerdan con un documento titulado "Carta abierta al lector", cuyo texto completo es el siguiente:

"Al cumplirse un año del lamentable y vergonzoso hecho ocurrido el día 28 de diciembre de 2007, donde 115 empleados municipales nos encontramos ante el mayor acto de ilegalidad y de atropello a nuestro derecho constitucional de gozar de un trabajo digno, por una improcedente, caprichosa y discriminatoria medida del sr. Intendente municipal y su equipo de gobierno, por medio de la cual se nos pretendía quitar la planta permanente, para posteriormente echarnos de la municipalidad de Reconquista, medida que fue dejada sin efecto por la lucha de los trabajadores y sus familias, por la presión de la gente y, fundamentalmente, por su ilegalidad, es necesario realizar algunas reflexiones:

"Hoy estamos felices de poder festejar un año nuevo muy diferente al anterior, pero también tristes al saber que la lucha continúa, ya que la discriminación, humillación y maltrato psicológico han pasado a ser parte de nuestros días en el ámbito laboral. Algunos (en su mayoría) hemos sido separados de nuestros puestos de trabajo habituales (en algunos casos luego de varios años) y convertidos en burócratas, con la única obligación de cumplir horarios y cobrar un sueldo por hacer nada."

"Hasta el día de la fecha el Ejecutivo Municipal no ha regularizado nuestra situación, no habiendo cumplido con lo pautado en el acta acuerdo de fecha 28/12/2007. Lejos de solucionar la situación salarial de los empleados municipales y pese al aumento en los impuestos, el Ejecutivo Municipal adeuda a cada empleado municipal la suma de $ 720 de los aumentos fijados por paritarias, correspondientes a los meses de abril a agosto del corriente año, siendo complaciente la postura del Sindicato Municipal que, ante la falta de pago de esta suma adeudada y el nombramiento de innumerables personas como personal de gabinete con sueldos generosos, nada manifiesta al respecto."

"Estamos ante un gobierno municipal donde la libertad de pensamiento, de expresión, la democracia, se declama de las puertas para afuera, mientras que, de las puertas para adentro la expresión se censura, el pensamiento estorba y la democracia termina convirtiéndose en demagogia."

"Hace un año 115 empleados municipales, acompañados de sus familias y compañeros de trabajo, dijimos no al abuso de poder, sí al respeto de los derechos constitucionales y hoy decimos no a la burocracia, sí al trabajo que dignifica al empleado ... Y, señores funcionarios del gobierno de nuestra ciudad, les decimos sí a una 'Reconquista amigable', pero para todos, no para unos pocos."

Comentá la nota