Reconocido por unos pocas naciones, Kosovo celebró el primer aniversario de su independencia

Kosovo celebró el primer aniversario de la declaración de su independencia, pero los serbios ratificaron al mismo tiempo que ese territorio sigue siendo parte de su país.
En Pristina, la dirigencia kosovar exaltaba las "conquistas" del nuevo Kosovo, miembro "pleno" de la comunidad internacional y en camino hacia la integración en la estructura euroatlántica.

Por contraste en Zvecan, norte del país, representantes serbios, entre ellos decenas de diputados llegados de Belgrado, adoptaron una resolución que declara nula la independencia y la constitución de Kosovo, definido como "provincia autónoma" incluida en territorio de Serbia.

"Serbia no sólo sigue sin reconocer la realidad, sino que la combate, mezclándose en nuestros asuntos internos y tratando de desestabilizar partes de nuestro territorio", dijo el presidente kosovar, Fatmir Sejdiu, en una sesión solemne del parlamento convocada para el aniversario de la independencia.

Para el presidente, en la política e instituciones serbias prevalece "la idea de confrontación y odio" que no ayuda a superar las divisiones.

"Invito a Serbia a reconocer la nueva realidad y a iniciar un proceso de reconciliación", dijo por su parte el presidente del parlamento kosovar, Jakup Krasniqi.

"Con Serbia -agregó- estamos dispuestos a tratar pero no sobre la independencia y la soberanía de Kosovo".

A los así llamados "grandes éxitos" de este primer año de independencia se refirió el primer

ministro, Hashim Thaci, quien habló de "año histórico" para Kosovo.

"Estoy seguro de que Kosovo será reconocido por todos los países del mundo", dijo el primer ministro, en verdad desilusionado porque esperaba reconocimientos para este aniversario que no llegaron.

Hasta hoy siguen siendo 54, -sobre un total de 192 representados en la ONU- los países que reconocieron la independencia de Kosovo.

Entre ellos están Estados Unidos y 22 de los 27 miembros de la UE.

En tanto, Serbia, apoyada por Rusia, sigue rechazando la secesión de Pristina.

"No reconoceremos nunca la independencia de Kosovo", repitieron hasta el cansancio los dirigentes de Belgrado.

El "no" fue ratificado por una reunión de representantes de la comunidad serbia de Kosovo, en abierto desafío a losfestejos de Pristina, convocada en Zvecan donde es más fuerte la minoría serbia.

Precisamente, con la presencia de numerosos diputados del parlamento nacional de Belgrado, se adoptó una resolución que declara nulo el acto de independencia de Kosovo y su constitución y ratifica es parte del territorio de Serbia.

El ministro serbio responsable para Kosovo, Goran Bogdanovic,presente en Zvecan, dijo que la proclamación de la independencia de Kosovo creó un precedente peligroso, aumentando la tensión y la inestabilidad en la región.

Para la fiesta de la independencia, miles de personas salieron hoy a las calles de Pristina, tapizadas con las banderas de Kosovo, Albania, Estados Unidos y la UE, pero también de países europeos considerados amigos y defensores de la independencia, entre ellos Italia, Francia, Alemania y Gran Bretaña.

Por la noche comenzaba un recital de rock al aire libre en el centro de la ciudad y los festejos se cerraban con un espectáculo de fuegos artificiales.

Comentá la nota