Reconocen el rol de Formosa para el control fronterizo del dengue

Se avanzó en un plan conjunto de combate al dengue con fumigación coordinada, campañas de prevención y formación de agentes de salud
El gobernador Gildo Insfrán asistió a la audiencia concedida por el presidente paraguayo Fernando Lugo a una delegación argentina que avanza en el fortalecimiento de una estrategia común para el control fronterizo del dengue y la fiebre amarilla, reconociéndose la modalidad operativa recreada por la provincia y sobre todo el efecto positivo de las políticas permanentes y continuas llevadas a cabo en estos años para tratar de erradicar el flagelo.

Se avanzó en todo lo referente a un plan conjunto de combate al dengue con fumigación coordinada, campañas de prevención y formación de agentes de salud.

Se hizo notar que las consecuencias prácticas de las acciones llevadas a cabo por las brigadas y equipos profesionales en todo el territorio pero en particular en las áreas próximas a poblaciones vecinas del Paraguay y Bolivia, se apreciaron en los datos de la realidad sanitaria a punto tal que mientras en el resto del país de multiplicaban los casos en Formosa no hubo ninguno.

Insfrán se sumó a una delegación presidida por el jefe de gabinete Aníbal Fernández y el ministro de Salud de la Nación, doctor Juan Manzur e integrada por sus pares de Misiones, Maurice Cross y de Chaco, Jorge Milton Capitanich.

A la audiencia con Lugo-quien se mostró de acuerdo con la puesta en marcha de esta estrategia tripartita de prevención sanitaria, en aras de un "verano sin dengue", que están elaborando los gobiernos de Paraguay, Argentina y Bolivia- también se sumó el embajador argentino en el Paraguay, Rafael Romá.

Mientras se afirmaba la determinación de encarar esta estrategia compartida en la frontera, hay entre 140 y 150 funcionarios de las provincias del NEA y del NOA así como del gobierno nacional argentino en Asunción participando de experiencias conjuntas para tratar de hacer realidad una temporada sin la enfermedad.

La delegación argentina manifestó el interés de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de tener esta visión estratégica común de la frontera que permite trabajar en conjunto y pensar en que sean casi políticas de Estado comunes y supranacionales que se piensen todos los días, que se intercambien informaciones y experiencias y que se busquen soluciones conjuntas para resolver definitivamente las demandas de la sociedad.

La ministra de Salud Pública del vecino país, Esperanza Martínez, señaló sobre los "estrechos lazos" con Formosa, subrayando las costumbres y modos de vida similares, con lo cual se facilitan concretar los programas de prevención conjuntos.

Sanitaristas y funcionarios reunidos en el auditorio del ministerio de Salud paraguayo adelantaron que "en breve" se realizará otro encuentro para determinar "acciones concretas" a medida que se acerca el verano, pero "es importante luchar contra la larva del mosquito en esta estación: el invierno" afirmó el ministro de Desarrollo Humano, Aníbal Gómez, quién estuvo junto a varios de los miembros del equipo de salud de la provincia

Los intendentes de localidades paraguayas limítrofes con Clorinda, caso Nanawa y Falcón, Walter Olmedo y Javier Núñez, recordaron la permanente y valiosa ayuda que desde Formosa se les brindó en contingencias sanitarias como la del dengue y la fiebre amarilla, la que también les sirvió como experiencia, con lo cual esta estrategia conjunta que se plantea seguramente será mucho más fácil desarrollarla.

Organización probada

La organización estructural de Formosa en la lucha contra el dengue alcanzó tal notoriedad que brigadistas locales concretaron su aporte pedagógico en Chaco en ocasión de la epidemia de dengue que motivó la puesta en marcha de la emergencia sanitaria en la vecina provincia que vivió momentos de alta inquietud.

Recientemente medios nacionales de prensa elogiaron las acciones preventivas y continuas que se realizaron en Formosa para el control de la enfermedad y admitieron la veracidad de los datos producidos por la provincia sobre la inexistencia de casos en el reciente ciclo al revelarse la dirección tomada por la denominada "ruta del dengue" que excluye en su recorrido a esta jurisdicción federal.

El ex ministro de Salud de la Nación y actual embajador en Chile, el doctor Ginés González García le aclara al periodista Joaquín Morales Solá que había escrito un comentario sobre la epidemia que ex inexacto que la fumigación no es la única acción preventiva como tampoco lo es que ellas desaparecieron desde 1997 o se interrumpieron en los últimos años.

Recordaba que fue en enero de 2002 cuando en su primera acción como ministro de Salud concurrió con el equipo de control de vectores y de epidemiología a esta provincia así como a Misiones y a la República del Paraguay, a partir de la grave situación epidemiológica que atravesaba nuestro vecino país, con el consecuente riesgo para las provincias argentinas más cercanas.

Un plan nacional

A principios de este mes y en el marco de una reunión del Consejo Federal de Salud (COFESA), los ministros de Salud de la Nación y de todas las provincias aprobaron por unanimidad implementar el Plan Nacional de Prevención del dengue y la fiebre amarilla, una estrategia integral diseñada para reducir el riesgo de propagación de brotes, garantizar la detección precoz de todos los casos y orientar las acciones de control del mosquito aedes aegypti, a través del cual se propaga la enfermedad.

La iniciativa cuenta también con el aval de sociedades científicas especializadas; universidades nacionales públicas y privadas; entidades de la sociedad civil y distintas estamentos del Estado Nacional.

El plan prevé la fumigación de 6.300.000 viviendas sólo en territorio argentino para combatir al mosquito que causa la enfermedad, lo cual se hará con apoyo logístico de las fuerzas armadas y será reforzado con campañas públicas de información.

Se señaló que en las zonas fronterizas que comparten los cuatro países la fumigación será coordinado y simultáneo, porque si falta en uno de los territorios el mosquito volverá ingresar a los otros.

Asimismo, explicó que en los tres países se buscará conformar redes sociales, con la participación de organizaciones no gubernamentales, el sistema educativo y el ejército.

El plan busca que los municipios sean los gestores directos, porque esa es la forma en que la campaña puede llegar a los habitantes. La OPS ofreció apoyo y "centros de referencia" en Paraguay y Brasil, preparados para atender a los enfermos más graves.

Para la gestión del programa está previsto el otorgamiento de becas para agentes ambientales, no necesariamente médicos, que van a recibir capacitación -adoptando un modelo de Brasil- para enfrentar el dengue y la fiebre amarilla.

Comentá la nota