Reconocen fallas en el control del negocio de la prostitución.

Duda: “Se charló con los responsables de los diferentes organismos. No le quepa la menor duda que las medidas se van a tomar”, aseguró el ministro de Gobierno, César Rodríguez. Desde el municipio dijeron que la wiskería allanada tenía todo en regla aunque la Policía Federal secuestró 60 libretas sanitarias “truchas”.
El operativo realizado por la Policía Federal que desbarató una organización de trata de personas y posibilitó la recuperación de nueve víctimas dejó al desnudo la falta de control y la red de complicidades que impera en el negocio de la prostitución. La Policía de la Provincia quedó en evidencia, ya que fue la División Trata de Personas de la Federal la que investigó durante un mes y detuvo a los integrantes de la red. Pero también quedó al desnudo la falta de rigurosidad en los controles que realiza la Municipalidad de Santa Rosa sobre las “wiskerías” y “prostíbulos” que funcionan en la ciudad.

El subcomisario Daniel Rodenas, de la División Trata de Personas de la Policía Federal declaró que durante los allanamientos realizados el viernes en Privado VIP Wiskería se secuestraron “más de 60 libretas sanitarias firmadas y selladas con fechas a futuro”. Trascendió que la firma del médico que figura en las libretas “truchas” no es de los dos profesionales que tiene la Municipalidad para esa tarea.

La secretaria de la Producción de la Municipalidad de Santa Rosa, Elida Deanna, aseguró ayer que la última inspección que se realizó en ese lugar fue el pasado 30 de enero y que estaba “todo normal” según el acta que realizaron los inspectores y la Policía. “En cuanto a la responsabilidad municipal en este caso no ha habido fallas”, afirmó. La funcionaria dijo que desde la asunción de la gestión están trabajando con el tema.

Se excusó de hablar de las libretas sanitarias “truchas” porque no tenían acceso a la causa. “No sabemos la situación puntual de las libretas”, comentó.

Por su parte, el ministro de Gobierno, Justicia y Seguridad, César Rodríguez, reconoció fallas en los controles del negocio. Luego del caso dijo que “se charló con los responsables de los diferentes organismos. No le quepa la menor duda que las medidas se van a tomar”.

Trámites

El trámite para recibir la libreta sanitaria que habilite a una alternadora a trabajar como tal, se realiza en la Dirección de Sanidad y Control de Actividades Comerciales de la Municipalidad de Santa Rosa. Allí se les entrega a las interesadas una libreta para que realicen el correspondiente control médico, con el profesional que atiende en un consultorio ubicado en el sector central interno del edificio municipal.

Mientras tanto, la interesada deben reunir otra documentación, como la fotocopia del documento de identidad, fotos tipo carné y un certificado de antecedentes policiales. Luego, si el médico consideró que es “apta” para cumplir con esa labor, le firma la libreta y ese es el momento de volver a la Dirección de Sanidad y Control, pagar un sellado y recibir el número de libreta.

“La libreta tiene una fecha de expedición y una fecha de vencimiento que en el caso de comercios comunes se renueva cada seis meses y en el caso de los que se dedican a espectáculos públicos o wiskerías, cada tres, según la Ordenanza 3.218/04”, explicó la titular del área, Nora Salvetti.

Al consultársele si al control médico puede realizarlo cualquier profesional del medio, la funcionaria explicó que sólo es válido si lo realiza el médico municipal.

“Una vez que el interesado trae toda la documentación requerida y la libreta firmada por el médico, se le hace pagar el sellado, se le firma, se le da el número de libreta sanitaria y se hace una ficha que va con todos los datos y la foto de la persona a la que se le entrega la libreta”, señaló Salvetti.

“Cada alternadora que trabaja en la ciudad tiene una ficha con todos sus datos y su foto que queda archivada acá”, precisó la funcionaria municipal, quien agregó que en un libro de actas foliado queda constancia de todas las libretas entregadas, ya sea a los comercios comunes o a las alternadoras, con los números correlativos.

En cuanto a las habilitaciones comerciales que se entregan a locales nocturnos como las wiskerías, señaló que cumplen con la requisitoria prevista en la Ordenanza 3.218/04, que entre otros, prevé que el local comercial no debe tener ninguna conexión con ninguna otra habitación.

“En uno de los controles que se hizo en el mes de enero de este año, en un cabaré del medio, se hizo clausurar una puerta con mampostería porque el local comercial, no puede tener comunicación con ninguna otra habilitación”, recordó la directora de Sanidad.

Comentá la nota