Reconoce Cuba que su economía está "grave"

El gobierno prepara un nuevo ajuste
LA HABANA.- Tres días después de que el presidente Raúl Castro anunciara un nuevo ajuste en la frágil economía de Cuba, el viceministro de Economía y Planificación, Adel Izquierdo, presentó un informe a un grupo parlamentario en el que calificó de "grave" la situación financiera de la isla, según publicó ayer el diario oficial Granma .

El funcionario sustentó con "inobjetables cifras y hechos la grave situación económico-financiera que atraviesa el país a causa de los efectos de la crisis mundial", señaló el diario.

Izquierdo explicó a los diputados de la Comisión de Asuntos Económicos que el impacto de la crisis en la economía cubana "provocó en particular una reducción significativa de los ingresos provenientes de las exportaciones y restricciones adicionales para acceder a fuentes de financiación externa".

El extenso informe de Izquierdo, que según el diario Juventud Rebelde presentó una "detallada relatoría de los ajustes" del plan económico de este año, será presentado mañana ante más de 600 diputados en la sesión ordinaria general del Parlamento, que estará encabezada por Raúl Castro.

El presidente cubano había advertido el domingo pasado que la crisis global había mermado los ingresos y obstaculizado el acceso a créditos, y añadió que "es de seguridad nacional producir en el país", por lo que exigió mayor eficiencia en el reparto de tierras y en la producción alimentaria.

Además, Castro anunció para el martes próximo una reunión del Consejo de Ministros para analizar nuevos ajustes en el presupuesto de 2009, de los que hasta el momento no se han dado detalles.

En mayo pasado, el ministro de Economía y Planificación, Marino Muriño, había hecho un ajuste a la baja de las previsiones de crecimiento de la economía en 2009, para pasar de un 6% del PBI a un 2,5%, debido a la reducción de los ingresos provenientes de las exportaciones y las dificultades para acceder a fuentes de financiamiento externo. Sin embargo, economistas independientes creen que esa última cifra es demasiado optimista.

En tanto, en medio de los anuncios de ajustes en la economía, el canciller Bruno Rodríguez consideró que Estados Unidos aún libra una "guerra económica" contra Cuba y que mantiene "intacto" su bloqueo, "tanto en términos políticos como prácticos".

Al hablar ante una comisión parlamentaria, Rodríguez subrayó que "persisten las persecuciones a las gestiones comerciales de Cuba en el exterior" por parte de Washington. El ministro afirmó que en 2008 las medidas de la Casa Blanca le costaron a la isla unos 3000 millones de dólares.

Comentá la nota