Recomiendan no derrochar el agua ante la sequía y la ola de calor

El titular del Emos, Tulio Giambastiani, dijo que "por ahora no hay problemas en el abastecimiento y las reservas están completas. Aconsejó hacer un uso adecuado, no baldear las veredas ni llenar piletas

Ante la ola de calor (ayer alcanzó casi los 400) y la sequía en los cursos de agua por la falta de lluvias, el titular del Emos, Tulio Giambastiani, recomendó "no derrochar el agua", aunque aclaró que "por ahora no hay problemas de abastecimiento y las reservas están completas".

Giambastiani recordó que "sigue vigente la prohibición de baldear las veredas, regar los jardines con mangueras y llenar piletas con el agua corriente. También hay que controlar las pérdidas de agua y cerrar las canillas cuando no haga falta, por ejemplo cuando se lavan los dientes".

Desde la Guardia de Emos se dijo que se realizan controles preventivos en la calle, pero no se ponen multas.

"Ayer hubo unos 5 o 6 llamados de atención a personas que estaban baldeando las veredas, porque justo era miércoles. Y algunos hasta limpiaban los cordón cuneta".

El responsable del Emos informó que "los 29 pozos con sus bombas están trabajando normalmente sacando agua de las napas subterráneas, y la toma de agua del río Cuarto, también. Los tanques de reserva, el de la calle San Martín y el del camino a Achiras están completos. Así que no habría problemas, si la gente no derrocha".

Giambastiani dijo que el 80 por ciento de la provisión de agua proviene de los pozos, y el 20 restante de la toma. Así que aunque el río esté bajo no perjudica el normal abastecimiento.

Problemas de presión

Admitió que "tenemos problemas de presión de agua en el sur de la ciudad, por ello se presentó un proyecto para construir una cisterna de reserva en ese sector". "No hay que alarmar, sino educar y tomar recaudos. En Río Cuarto se consumen hasta 500 litros de agua por persona por día en verano", graficó.

Según dijo, se establece que cada persona debería gastar entre 100 y 200 litros por día.

Con respecto a la llegada del calor y la problemática que crea el llenado de las piletas en las viviendas particulares, recomendó "no hacerlo con el agua potable sino solicitar permiso para colocar bombas, que permitan llenarlas con agua subterránea".

Comentá la nota