Recomiendan uso de delegaciones del ISJ

Con la llegada de los jóvenes que estudian afuera y los chequeos de rigor de los que tomaron licencia, hay colapso.

Las extensas filas que se observaron en las últimas horas en la sede central del Instituto de Seguros de Jujuy (ISJ) generaron molestias y reclamos de muchos afiliados a la obra social, que sufrieron demoras innecesarias para poder obtener una orden médica. Para evitar esta situación, desde el organismo se recomendó a los afiliados concurrir a las delegaciones habilitadas en esta capital y aprovechar al máximo el horario corrido dispuesto para la atención al público.

La sugerencia fue realizada ayer por la gerente de Recursos Humanos del ISJ Virginia Páez a raíz de la gran concurrencia de afiliados que se produjo el lunes último y que derivó en largas filas dentro y fuera de la sede central. "Hacía mucho que no se veía tanta gente desbordar la capacidad del Instituto", dijo la funcionaria, quien reconoció como algo habitual la demanda masiva que se produce todos los años en enero.

No obstante ello, apuntó que el ISJ está preparado para la atención sostenida de los afiliados y aclaró que el lunes la línea de cajas estuvo cubierta por seis empleados y que su funcionamiento colapsó en las horas más críticas debido a la costumbre de los afiliados de llegar al edificio central sobre el mediodía o momentos antes de producirse el cierre de sus puertas, en horario vespertino.

"El Instituto tiene sus servicios al máximo y los sistemas están funcionando en óptimas condiciones, pero el problema se origina porque el afiliado no utiliza el horario corrido o las delegaciones que tiene la obra social en puntos estratégicos de la ciudad", subrayó Páez, ante una consulta periodística vinculada a las largas filas que se vieron en la sede central en las últimas horas.

Al ejemplificar los contrastes que se observan en cuanto al volumen de público en distintos horarios, señaló que entre las 14 y las 16 el salón de la sede central permanece prácticamente vacío, mientras que a las 12 o las 19 se observa una larga fila que incluso sale del edificio. "Por ello, le pedimos a los afiliados, para evitar la pérdida de tiempo y para que los empleados trabajen con tranquilidad, que utilicen el horario corrido y las delegaciones que tiene la obra social", instó.

Comentó que de las cuatro delegaciones que existen en esta capital, una sola -la de Alto Comedero- permanecerá cerrada al público hasta el 2 de febrero, mientras que el resto funcionará con normalidad. Es decir, las delegaciones de los barrios Gorriti (Leandro Alem 645), y San Pedrito (Rivadavia 25, Mercado de Concentración y Abasto) atenderán de 7 a 20.30 y la del Mercado Santa Rosa (puesto 7) de 7 a 14.

"Hay muchas bocas de atención para que la gente pueda concurrir y no perder tiempo innecesariamente", remarcó Páez, al tiempo de recomendar a los afiliados evitar los cuello de botella que se producen cerca del mediodía y a última hora.

Comentá la nota