Recomendaciones de Gendarmería Nacional en los caminos de alta montaña

El Comandante principal Dardo Oscar Ibarra, jefe del Escuadrón 24 Chilecito de Gendarmería Nacional detalló que respecto a la Reedición de la Expedición Zelada y Dávila, se trabajó con 45 efectivos distribuidos en los caminos y en los diferentes puestos.

En la zona alta de cordillera había 15 hombres brindando seguridad al Gobernador y al resto de los expedicionarios, además del Grupo Rescate con unos 15 efectivos colaborando. Los vehículos desplegados consistieron en camiones Unimog, Eurocargo, Iveco, Ambulancia con malacate y los vehículos Ranger

Los efectivos de Gendarmería hicieron hincapié en las recomendaciones con respecto a los ríos de montaña, donde al llover se anegan los caminos, pero esperando un tiempo, baja el nivel del agua y nuevamente se puede circular con normalidad.

Reedición de la Expedición Zelada y Dávila

En el caso de la reedición de la Expedición Zelada y Dávila llevada a cabo días atrás, ejemplificó que en algunos casos, los particulares hicieron caso omiso.

Alrededor de las 15.30hs se armó un frente de tormenta, donde el agua tiene su descarga sobre los ríos que cruzan el camino. La comitiva oficial ya había pasado por el lugar, sólo habían quedado algunos vehículos que venían circulando por el lugar, donde algunos vehículos quedaron varados.

Los vehículos fueron auxiliados por personal de Vialidad Provincial, Ejército Argentino, Guardafaunas y Gendarmería Nacional que intervino a la altura del Peñón, donde hubo otro corte del camino por una creciente de agua, empleando sus vehículos para auxiliar a los viajeros. También prestó su colaboración el intendente Ariel Oviedo y su personal a cargo.

El comandante principal Dardo Oscar Ibarra puntualizó que no hubo mayores riesgos, solo algunos vehículos que desoyeron las recomendaciones de Gendarmería, de esperar unos minutos para luego avanzar.

En este sentido, las autoridades indicaron que este tipo de precipitaciones breves son comunes en el clima de la zona cordillerana, siempre se debe esperar que pase el fenómeno meteorológico, y poco tiempo después se vuelve a consolidar el camino, tornándose nuevamente transitable.

Comentá la nota