La recolección de basura en la Capital es por demás ineficiente.

Muchos barrios están abarrotados de basura porque el recolector no pasó durante todo el fin de semana.
De Norte a Sur, de Este a Oeste, la ciudad está plagada de microbasurales; recolectores rebalsados de basura y veredas y cordones con barro podrido y agua que perduran por meses. La ciudad continúa siendo un foco infeccioso producto de políticas públicas ineficientes que no logran solucionar el problema de la basura.

El Municipio capitalino sostiene que "la gente saca la basura a cualquier hora" y la gente está cansada de denunciar la ausencia prolongada del recolector de residuos.

En barrios de la zona Norte, el recolector pasó por última vez el viernes. Los vecinos de los barrios Malvinas, Las Agaves, Evita, vieron pasar por última vez al recolector de residuos el viernes.

"Desde el viernes no pasa el recolector. Vivimos rodeados de basura. Esto es siempre así", dijo una vecina cercana a la escuela del barrio Malvinas.

Todas las medidas que pueda tomar el Municipio hoy son escasas producto del crecimiento de la ciudad y los constantes desaciertos de todos y cada uno de los intendentes con el tema de la basura.

Los ejemplos de microbasurales sobra: Entre la DARD y la Escuela Polivalente de Artes hay un enorme descampado lleno de basura. Al frente del barrio Yacampis hay un sitio baldío enorme que amontona desde hace años lo que el recolector no lleva.

Comentá la nota