No más reclamos: Vidal tiene a la UCR sin chistar

No más reclamos: Vidal tiene a la UCR sin chistar

Los intendentes radicales ya no se quejan en público, tienen en claro el poder de la Gobernadora. Ahora, si bien no les gusta el nuevo CUD, harán propuestas en privado, lejos de la prensa.

El año electoral ayuda a que las diferencias con el Pro, aunque leves, pasen casi desapercibidas, más allá que el radicalismo decidió bajarle el tono a los reclamos. El porqué tiene que ver con los pocos resultados obtenidos. Por caso, aquella pelea por los cargos en el equipo de Gobierno de Vidal ya fue desestimada casi por completo. Por supuesto, quedan algunas molestias, las cuales en su mayoría tienen que ver con la comunicación.

Además, al contrario de lo que hace el ex diputado Ricardo Alfonsín, quizá el único que suele despotricar contra el Gobierno, los muchachos boina blanca, cada vez que algo molesta o no cae bien, acordaron decirlo para adentro, no ante la prensa. “Para esos están los Foros de Cambiemos, donde tenemos la oportunidad de vernos las caras todos y dejar en claro todas y cada una de las posturas, sean críticas o no”, sostuvo un legislador de la UCR.

“Hay que recorrer la Provincia entera y mostrarle a la gente que el espacio que integramos va más allá de lo electoral, que es una construcción política que se tiene que sostener en el tiempo. Para que eso suceda hay que resaltar las cosas positivas y las negativas analizarlas y debatirlas hacia adentro. Así también sumaremos más gente al espacio”, dijo ante La Tecla el mandamás de Chacabuco, Víctor Aiola.

Hacia fuera unidad, hacia fuera todos uno. Hacia fuera ni un atisbo de descontento con Vidal y los demás amarillos. “Tenemos una muy buena relación con el Pro, y eso es justamente lo que siempre buscamos. En este año no electoral el radicalismo tiene que acompañar a la Gobernadora en la toma de decisiones, ser partícipe y contribuir con propuestas y análisis sobre las distintas conductas que adopte el Ejecutivo provincial”, completó el alcalde de la Cuarta.

Tal es la construida armonía que lejos y en el olvido quedó aquel reclamo por lugares en el gabinete provincial. “En el 2018 hay temas mucho más importantes que el problema de los puestos en el equipo de la Provincia, sobre todo porque no es un año electoral. Ya se dejó de lado esa molestia que teníamos los radicales. Este año no va a haber nada de eso”, resume contundente el mandamás de Carlos Tejedor, Raúl Sala.

Por su parte, el intendente de Magdalena, Gonzalo Peluso, sin reclamar, simplemente avisa que ellos están al pie del cañón, por las dudas. “Lo que tenemos que hacer desde el partido es presentar cuadros pata asumir responsabilidades, que puede ser un ministerio, una subdirección o secretaría. En la medida que se van produciendo las demandas, debemos tener la gente lista, preparada, que de hecho la tenemos, para cargos de mayor o menos relevancia”, sostiene el radical de la Tercera chica.

Un poco más lejos, bastante, va el líder comunal de Florentino Ameghino, Calixto Tellechea, quien hasta se despega de los que alguna vez pidieron por lugares a los gritos. “No comparto que sea una cuestión matemática el tema de los lugares, de la representación; esas cosas se negocian cuando se arman las listas, a nivel legislativo. Pero no corresponde con los cargos ministeriales, que en realidad son resortes de la cabeza del Ejecutivo”, sentenció.

Lo propio esboza Aiola. “No pasa por si el radicalismo tiene que ir a pedir lugares o puestos. La obligación que tenemos como radicales pasa por las propuestas, ahí está el desafío. Un partido como el nuestro no puede trabajar políticamente detrás de un cargo. Reitero, debemos apuntar a las propuestas. Lamentablemente hay una gran anemia en ese sentido, que por suerte se está trabajando bien en la UCR”, afirma el médico de profesión.

Muy grave tiene que ser el daño para que los muchachos del centenario espacio peguen el salto, y el nuevo Coeficiente Único de Distribución, los afecta, sobre todo a los del interior. Por eso el respetuoso pedido modificatorio, por eso las reuniones con legisladores, con el ministro de Economía, Hernán Lacunza y con la Gobernadora María Eugenia Vidal. Eso sí, aclaran que no es queja, ni reclamo, es pedido.

“Se armó una mesa de reunión en relación al nuevo CUD y vamos a ir a escuchar la propuesta de ellos y nosotros vamos a plantear la nuestra. En lo que respecta  a la Salud, vamos a plantear que no sea medido sólo por las camas de los hospitales, sino también por la calidad de atención que brinda cada municipio, que se premie a los distritos que hacen las cosas bien”, comentó el linqueño Salvador Serenal.

En el mismo sentido, el mandamás chacabuquero sostiene que “en la distribución de la masa coparticipable, una parte se hace por el territorio, otra por los habitantes y otra por el sistema de salud (camas hospitalarias). Y en este último punto hay una contradicción muy clara, sobre todo cuando dicen que hay que avanzar en la atención primaria pero la masa coparticipable se la entregan a las camas de hospitales”.

Así, sin levantar la voz, con respeto y hasta con temor, la UCR se dirige al Ejecutivo de la Provincia. Si bien se sienten parte fundamental de los triunfos de Cambiemos tanto a nivel nacional como provincial y local, tienen en claro que hoy por hoy la Gobernadora María Eugenia Vidal es la dueña de la mayor cantidad de votos del territorio bonaerense, en especial los de tierra adentro, los del interior.

A modo de síntesis, uno de los intendentes, en estricto off, se anima a decir que si el radicalismo y el Pro rompieran, y Vidal fuera a los distritos boina blanca a apoyar y sacarse fotos con los candidatos amarillos, “a nosotros, los jefes comunales de la UCR seguramente se nos pondría muy brava la mano”. Por supuesto, ni siquiera es imaginable una situación semejante, pero por las dudas, claro está que la dama es la que manda.

Coment� la nota