Reclamos por las rutas 33 y 34 en el acto de la autopista

Cañada de Gómez.— La inauguración del tramo santafesino de la autopista Rosario-Córdoba vino con valoraciones, pero también con reclamos. El gobernador Hermes Binner volvió a plantear la necesidad de crear autovías en las rutas 33 y 34 para dar mayor seguridad vial y agilizar las cargas a las zonas portuarias.

El mandatario hizo estas apreciaciones en el acto que se llevó a cabo ayer en el acceso de Cañada de Gómez, donde estuvo también el titular de la Dirección Nacional de Vialidad, Nelson Periotti e intendentes de las localidades que se beneficiaron con la obra.

"Santa Fe está segunda en el país en muertes por accidentes de tránsito. El fin de semana pasado tuvimos 15 muertos. Esta obra implica mayor seguridad vial, pero hay que seguir trabajando en las rutas 33 y 34, ambas muy peligrosas por la sobrecarga con la que se circula", dijo Binner.

El mandatario añadió que la Nación "tampoco debe olvidarse de la ruta 9 cuya carpeta asfáltica está sumamente deteriorada". En esa misma línea, el jefe del distrito 7º de Vialidad, Rafael Pretto, reconoció que el tramo de Santa Fe "no está siendo arreglado ni mantenido por la concesionaria".

La intendenta cañadense y anfitriona del encuentro, Stella Clérici, valoró la predisposición de Periotti en lo referente a realizar obras complementarias que beneficiaron a Cañada de Gómez, y resaltó que la autopista permitió el ordenamiento de un arroyo, más iluminación y obras en el sector menos desarrollado de la ciudad.

"Esta es una obra impregnada de un profundo sentido federal", dijo por su parte el propio Periotti, tras repasar cada uno de los tramos habilitados en los últimos cinco años. "El año que viene, y en coincidencia con el bicentenario de la Revolución de Mayo, Rosario y Córdoba estarán unidas por la doble traza", remarcó.

Comentá la nota