Reclamos en Olivera por el Centro de Atención Primaria

Vecinos denunciaron la situación ante EL CIVISMO. La presidenta de la sociedad de fomento reconoce los reclamos pero evitó opinar para no confrontar con el gobierno municipal.
Si el Hospital Municipal no atraviesa su mejor momento, la situación del Centro de Atención Primaria de la localidad de Olivera tampoco se queda atrás. La falta del turno tarde del servicio de enfermería es motivo de reclamo. "La enfermera se tomó vacaciones a principios del año pasado cuando asumió la intendenta Rosso y no mandaron a una reemplazante", dijo una vecina que llamó a EL CIVISMO tras acudir a la "salita" en horario vespertino para hacerse controlar la presión pero no tuvo suerte ante la carencia de personal.

"Según me contaron, la enfermera se tomó un mes de vacaciones y al no mandar la Municipalidad a una reemplazante, la sala de primeros auxilios estuvo como un mes sin enfermera. Esto no puede ser. Acá te pasa algo más grave y no sabés para dónde salir", agregó una vecina que pidió reserva de identidad.

El Centro de Atención Primaria funciona en un sector del edificio que comparte con la sociedad de fomento. Consultada la presidenta de la institución por esta situación, la señora Mercedes de Paglia prefirió no opinar aunque reconoció estar al tanto de las quejas, al tiempo que espera que la Municipalidad solucione cuanto antes el problema.

El servicio de enfermería que brinda el Centro de Atención Primaria es de vital importancia en la localidad ya que no hay otra alternativa en Olivera por no contar con otra persona recibida como enfermera/o.

Pero la carencia de una enfermera no es el único foco de quejas a las autoridades municipales. Según reveló la vecina que se fue a atender días atrás, encontró apilados medicamentos que estarían vencidos. "Hay una pila de un metro y medio de cajas con medicamentos vencidos del Plan Remediar. Están en el fondo de la sala de espera donde funcionan tres consultorios y andan chicos porque también atiende el pediatra. Eso es un peligro", denunció.

Acerca de este asunto, la presidenta Paglia admitió conocer el tema pero se excusó de hacer mayores comentarios. "Avisamos al Policlínico" atinó a decir, pero no quiso emitir otra opinión para evitar un nuevo conflicto con el gobierno municipal y no seguir tensando la difícil relación entre la administración Rosso y los fomentistas.

"Esto que pasa en un pueblito de 1.500 o 2.000 habitantes es injusto. Acá chicos y perros es lo que sobran. Encima, en el único lugar que tenés para darte una inyección o buscar un remedio es en la salita pero al no haber una enfermera que te tome la presión fuera de horario no queda otra que irte de Olivera. A veces no tenemos un mango para poder viajar y si se nos accidenta una criatura ¿qué hacemos?", se preguntó otro vecino.

Comentá la nota