Más reclamos en la Legislatura por el arsénico

La Cámara de Diputados aprobó dos proyectos de comunicación que piden respuestas y la solución definitiva del problema en ciudades de la región.
El problema de la contaminación por la cantidad de arsénico en la región sigue latente. Y ahora, además de las demandas populares, comenzaron a intensificarse los reclamos en la Legislatura bonaerense.

En todos los casos, la exigencia es al Gobierno de Daniel Scioli y a Aguas Bonaerenses Sociedad Anónima (ABSA). En estos días se aprobaron dos proyectos de comunicación con claras exigencias por este tema.

En el primero, la Cámara de Diputados expresó su preocupación por la salud de los ciudadanos de Carlos Casares, Pehuajó, Lincoln y Nueve de Julio. "Los últimos resultados demuestran que el contenido de arsénico y aluminio en aguas destinadas al consumo humano continúa sobrepasando los valores de referencia permitidos por el Código Ali-mentario Argentino", informó.

"Por ello, se vería con agrado que el Poder Ejecutivo, a través del Organismo que corresponda, arbitre los medios necesarios para la búsqueda de una solución definitiva a esta problemática", insistió.

Un segundo proyecto intimida directamente a ABSA. La iniciativa pide para que "el Poder Ejecutivo de la Provincia interceda ante la empresa ABSA". A la compañía le reclama "que la misma suministre en forma gratuita agua potable, en bidones u otro mecanismo, a toda persona o entidad con domicilio en las ciudades que así lo requieran".

Ambas iniciativas fueron presentadas por la diputada Maricel Etchecoin Moro, del ARI.

Otro en estudio

Mientras tanto, otro proyecto más incisivo es analizado en el Senado bonaerense. La iniciativa busca establecer los límites de arsénico permitidos por cada litro de agua.

La iniciativa, firmada por el senador platense Luis Malagamba, prevé que esos límites se fijen entre 0,05 y 0,01 miligramos de arsénico por litro.

"La Organización Mundial de la Salud (OMS), así como el Código Alimentario Argentino, enfatizan en la necesidad de reducir los límites de arsénico en agua, para así poner fin a los casos de contaminación registrado desde hace varios años en las localidades del noroeste de la Provincia de Buenos Aires", afirmó el representante del Gen en la Coalición Cívica.

Malagamba explicó que el constante consumo de agua con altos niveles de arsénico lleva a que la gente contraiga la enfermedad conocida como hidroarseni-cismo crónico regional endémico (Hacre). "Una de cada 100 personas que beban durante largo tiempo agua con una concentración de arsénico de alrededor de 0,05 miligramos por litro, posiblemente contraiga un cáncer asociado al arsénico", añadió.

Comentá la nota