Reclamos del SEC por incumplimientos.

El Sindicato Empleados de Comercio prometió medidas de acción directa para defender los derechos de los trabajadores, como escraches a comercios. Se mantiene una negociación con una de las empresas cuestionadas.
Rolando Castro, secretario adjunto del Sindicato Empleados de Comercio, es tajante cuando se refiere a la defensa del lugar del trabajador. "Nuestra misión es proteger a los compañeros y por ello no importa que tengamos que tomar medidas de acción directa".

Innegablemente, la situación es complicada para los representantes de San Juan Mayorista y Átomo, empresas que -a entender de los dirigentes- tienen una serie de incumplimientos que llevan a que se tomen medidas duras para proteger los derechos de los trabajadores.

Las negociaciones del sindicato continuaron durante todo el día y a últimas horas de la noche se convocó a una conciliación entre las partes. De todos modos se tiene que marcar que Rolando Castro explicó que el 27 de mayo los empresarios firmaron un convenio en conciliación que los obligaba a cumplir una serie de compromisos.

Pero "esta mañana (por ayer) se presenta Icazati (dueño de San Juan Mayorista) y dice que tiene que cerrar un local por el tema del alquiler, razón por la cual despedirá a diez personas". De acuerdo a la denuncia del gremialista, "ya se despidió a una persona que no tiene que ver con el local que va a cerrar". Sucede que esta empresa acordó el pago de 1.200 pesos intercalados hasta diciembre, contemplado esto en lo que referente al pago de horas extras.

"Tenemos planillas donde hemos mandado una inspección y los problemas surgen de nuevo, porque en el recibo de sueldo figuran como que los empleados no iban a trabajar y hemos pedido las planillas de asistencia donde figura que los empleados han estado presentes", puntualizó Castro.

La idea de los mercantiles es que la empresa redistribuya a los trabajadores que despidió en otros locales que tiene en la provincia. "No entienden que detrás de cada trabajador hay una familia, por eso no vamos a dudar en tomar medidas de acción directa".

La realidad es que la empresa ya había negociado cierta tregua con el gremio y de ese modo pudo frenar los problemas que se le avecinaban.

De este modo se puede ver cómo se ha recrudecido el conflicto con el Sindicato Empleados de Comercio que conduce Raúl Ávila. Sin embargo se prevé que esto pueda cambiar posterior a la negociación que se lleva adelante en este momento.

Por otro lado, una problemática similar existe con la empresa mendocina Átomo que "despidió a una mujer, la reintegraron y ahora la volvieron a despedir", dijo Castro.

De acuerdo a lo expresado por los gremialistas, en este supermercado no se está entregando la ropa de trabajo, tampoco se han pagado todas las horas extras.

"Sólo le abonaron al 30% del personal y todavía el resto de los empleados no tiene ningún tipo de respuesta". Por ello, dijo, "lo que queremos es que les paguen lo que les deben a los compañeros".

Castro reforzó su idea al decir que "primero para nosotros está la parte social, con lo que tenemos que defender la fuente de trabajo y el derecho de todos los empleados", finalizó el gremialista.

Comentá la nota