Reclamos por el estado de la ruta 8, en Holmberg.

En el tramo de la travesía urbana el asfalto muestra profundas huellas que provocan inestabilidad en los vehículos. Vecinos piden urgentes reparaciones.
El tramo de ruta 8 en su travesía urbana por esta localidad muestra un marcado estado de deterioro, producto de las profundas huellas que se formaron sobre el pavimento y que convierten al sector en muy inestable para los vehículos que allí transitan.

A pesar de estar concesionado, este trazado nacional muestra serias deficiencias que atentan contra la seguidad de los viajeros, ya que al pasar por el lugar los vehículos pierden estabilidad y llegan, en ocasiones a despistarse, siendo aún mayor el riesgo debido a que por tratarse de una travesía urbana gran cantidad de vecinos circulan a pocos metros de la ruta.

El problema no es nuevo y ya hubo accidentes principalmente en días de lluvia porque las huellas son tan profundas que se acumula agua que oculta las deficiencias del asfalto, a su vez se deben sortear las lomadas que hace años se construyeron y que también están deformadas.

Los reclamos comenzaron a sumarse en las últimas semanas, y fueron turistas que por primera vez recorren este camino, quienes señalaron el riesgo existente. “Pasa que la gente de la zona ya conoce cómo está la ruta acá y circula despacio y hasta sabe dónde pasar. Los turistas en cambio no conocen y terminan protagonizando o un despiste o un accidente menor”.

Un automovilista de San Luis que cada 60 días pasa por el lugar,observó que la profundidad del hundimiento es mayor. “Quizás a los que pasan todos los días no les llame la atención, pero el estado del pavimento en este lugar es lamentable y peligroso”, comentó.

Los camioneros que por lo general se detienen en los distintos comercios ubicados a la vera de la ruta 8, indicaron que las huellas se profundizan porque el transporte, tanto al frenar, como al traccionar, busca mayor adherencia en el piso y como es evidente que la base no es la mejor sucede lo que se está observando en estos días.

El relato de otro turista mendocino fue de mayor severidad. “Entramos despacio porque vimos el cartel de las lomadas, pero cuando ingresé a la zona que está huellada, al coche no lo podía tener y casi sufrimos un despiste.

Las quejas

Hay otros sectores que son por demás peligrosos y que obligan a los camioneros y colectivos que vienen del sur hacia la zona de Río Cuarto, a desviarse a la mano contraria para evitar el deterioro que presenta el pavimento en la zona del paso a nivel que desde Sampacho va a Bulnes.

Si bien hasta ahora no hubo accidentes, a nadie escapa que el citado paso se está convirtiendo en un sector por demás riesgoso.

Cabe recordar que días pasados viajeros se mostraron preocupados por la ruta 8 en el tramo Reducción-Alejandro-La Carlota donde también el deterioro es significativo.

Tiempo atrás PUNTAL hizo un informe sobre los arreglos de la carpeta asfáltica dando cuenta –entre otras cosas- que las grietas eran rellenadas con asfalto caliente con una regadera. Cabe recordar que si bien la ruta 8 hace varios años está concesionada, el contrato especifica que la empresa tiene la responsabilidad de hacer tareas de mantenimiento de banquinas y trabajos de bacheos sobre la carpeta asfáltica, quedando el resto de obras mayores -sea repavimentación- a cargo del Estado Nacional, que debe ejecutar esas obras a través de Vialidad o bien contratar a terceros para dichos trabajos.

Cabe destacar que en el tramo de Holmberg, y sobre la ruta 8 confluyen vehículos que bajan del trazado 35, así como aquellos que vienen de la zona de Sampacho y que en su mayoría se trata de camiones de carga internacionales.

Comentá la nota