Más reclamos a Elena García

(General Acha) - Una familia recibió una casa del IPAV que poseía una abultada deuda con la Cosega. La jefa comunal les prometió un subsidio pero ahora se negaría a otorgarlo. Otra vecina, que sufrió un accidente, quiere volver a su trabajo.

La tolerancia social se quebró ayer cuando una familia salió a reclamar ayuda de las autoridades municipales para saldar una deuda que le privó del servicio de energía eléctrica, indispensable para la atención de su hija, de dos años, que atraviesa una fuerte crisis de salud.

La familia denunciante recibió una casa del Plan Federal que registraba una abultada deuda con la Cosega, la que refinanciaron y por la cual deben abonar una factura promedio de 150 pesos mensuales. Dado que no tienen fuentes de ingreso, obtuvieron una promesa de la jefa comunal, María Elena García. Según dijeron, la municipalidad los ayudarían con un subsidio permanente para hacer frente a ese compromiso. Sin embargo, ayer se entrevistaron con la intendenta, quien les dijo: "No puedo derrochar plata en luz", con lo que consideraron que la ayuda comunal no tendrá el efecto esperado.

La denuncia fue formulada ante esta corresponsalía por Mariana Noemí Vallejos, junto a su compañero Gabriel Acuña, quienes renegaron por la descortesía en la atención recibida, tanto de la intendenta como del área de servicio social.

Mariana contó que la única "ayuda" de las autoridades la recibió cuando ingresó a la casa. "Me dieron un bajo mesada y una cucheta que no servían ni para prender fuego", renegó para describir la carencia de muebles en el nuevo hogar, que todavía no pueden ocupar. Hasta el momento, solamente cuenta con la contribución de la tarjeta alimentaria, dijo.

A manera de anécdota, la vivienda en cuestión es la casa 59 del Plan Federal, que forma parte del Plan Federal sobre el pasaje María Auxiliadora, curiosamente conocida por otro conflicto de tenencia, resuelto recientemente en esta ciudad.

Desplazada.

Otro reclamo recibido ayer en esta corresponsalía, fue el de Angélica Palavecino, quien dijo que trabajó como jornalizada municipal hasta febrero pasado, cuando quedó desplazada. A raíz de un accidente de tránsito, hace un año que fue sometida a una compleja operación y quedó con dificultades de locomoción. No obstante, dijo que anhela retomar su puesto de trabajo en la Escuela 8, con lo que contribuiría a atender parte de los gastos que demanda su hogar, donde además conviven 5 hijos y 3 nietos.

Angélica Palavecino sostuvo que mientras tuvo su relación de dependencia jamás faltó a su trabajo, salvo en una situación de enfermedad.

Como corolario de esta situación, afirmó: "Al marido, la intendenta le sube de categoría. Quiero lo mismo para mí", dijo esgrimiendo que recibió muchas promesas cuando trabajó en la campaña electoral de 2007, que permitió el triunfo de las actuales autoridades municipales.

Hasta ahora continúa con un tratamiento traumatológico e infectológico, lo cual le demanda erogaciones, por lo que anticipó que reclamará la respuesta de las autoridades en los pasillos de la municipalidad.

Comentá la nota