Reclamos en la botadura del barco nº 112 del Astillero Naval Contessi

Reclamos en la botadura del barco nº 112 del Astillero Naval Contessi
Se pidió seguridad jurídica, equidad contributiva con empresas colegas y plazos adecuados para desarrollar la industria. El intendente Pulti aseguró que el gobierno de Scioli avanzaría en este sentido.
El Astillero Naval Federico Contessi concretó ayer la botadura del barco nº 112 bautizado con el nombre de "Virgen del Milagro", diseñada para la pesca con redes de arrastre, media agua y tangones. El acontecimiento además, marcó el nacimiento de una nueva sociedad que explotará esta herramienta de trabajo y que fue denominada "Unión Pesquera Patagonia S.A".

En representación del directorio, Domingo Contessi se refirió a la crisis del sector pero también vio con optimismo algunas iniciativas recientes que favorecerían a la actividad portuaria.

El intendente Gustavo Pulti participó de la ceremonia y públicamente se comprometió a brindar el apoyo necesario a la empresa e interceder ante el gobernador provincial para plantear los reclamos que ayer quedaron, una vez más, de manifiesto.

Contessi utilizó el nombre de la nueva embarcación para enmarcar la situación en que se encuentra inmerso el sector pesquero.

"Sabemos que no es milagro renovar la confianza en la pesca y en su gente apostando a un nuevo proyecto asociativo, pero en épocas de crisis es, al menos, algo muy poco común", aseguró.

En esta misma línea continuó: "Hemos dicho más de una vez que mantener los estandartes de la industria naval en la Argentina se asemeja mucho a un milagro. Afortunadamente también hubo períodos con coyunturas favorables que intentaron hacernos olvidar los tragos amargos, pero cuando nos sacude una crisis como la actual nos acordamos de las carencias crónicas que vive nuestro sector y que siguen sin resolverse". Entre ellas mencionó la falta de financiamiento, ausencia normativa, inseguridad jurídica y la competencia desleal.

No obstante, la esperanza fue depositada en un anuncio reciente del ministro de Planificación Federal Julio De Vido respecto de la creación de una Dirección Nacional de la Industria Naval y en "proyectos para la hidrovía en el marco de acuerdos tri-nacionales entre Venezuela, Paraguay y la Argentina".

"Anhelamos también el aumento de precios internacionales para los productos pesqueros que la Argentina exporta y que permitiría recuperar una rentabilidad que hoy está totalmente ausente en la pesca argentina", apuntó luego el gerente del astillero, al tiempo que subrayó la importancia de la posible sanción de una nueva ley provincial de puertos, "que nos permita superar problemas de vieja data".

Por otra parte, Contessi hizo hincapié en la cesión de tierras que fue concedida al Club Náutico por un período de 50 años y que fue oficializada el viernes por el gobernador Daniel Scioli.

En este sentido, Contessi entendió que esto fue "un hecho trascendente y un acto de estricta justicia" pero instó al gobierno provincial a actuar de forma similar con la compañía de la que forma parte.

"Reconocemos que nuestra situación como empresa privada es muy distinta y nunca pretenderíamos el mismo tratamiento que una entidad sin fines de lucro, pero sí creemos que por derecho, historia e inversiones realizadas, merecemos al menos condiciones que nos permitan la ansiada seguridad jurídica, equidad contributiva con empresas colegas y plazos adecuados para desarrollar nuestra industria", advirtió.

En relación a la redacción de una nueva ley de puertos, aseveró que ese instrumento "permitirá superar la actual situación que nos tiene desde hace 13 años con el contrato de uso de suelo vencido".

"También esperamos que esta nueva ley de puertos destierre definitivamente el nefasto concepto que introdujeron otras administraciones y donde quien más invierte, más debe pagar en concepto de canon al momento de su renovación", sentenció.

"Pueden contar con nosotros"

El jefe comunal comenzó su discurso al leer una frase inscripta en un sector del astillero que reza: "La fe mueve montañas, aquí barcos".

"Los barcos se mueven por la fe, pero también por la seriedad y la responsabilidad; por los criterios que hacen que una comunidad sepa encontrarse en los puntos de mayor conveniencia social y productiva. Ese es el homenaje que quisiera hacer hoy", determinó.

Luego se hizo eco de los reclamos que había enumerado Domingo Contessi previamente. Pulti sostuvo que sabía de los desafíos que atravesaba la familia Contessi y recalcó que en algunos podían "poner el hombro" y en otros "debemos confiar ciertamente en los designios de Dios, que siempre están cerca de los buenos y los que quieren luchar mucho".

"En lo relativo a la seguridad jurídica que requiere el astillero de acá al futuro -siguió-, una vez más quiero ratificar en público lo que muchas veces le he dicho en privado: pueden contar con nosotros; queremos estar al lado de ellos para plantearle al gobernador -a quien sea- aquellas cosas que hacen falta para que haya mayor seguridad y podamos garantizar un marco de nuevas inversiones en este astillero".

Tras estas palabras, Pulti no dudó en afirmar -"aunque no haya estado aún en la agenda que define las cosas"- que "el gobernador Scioli va a dar apoyo a los planteos que aquí se han formulado".

Al concluir señaló que si bien el día de ayer era una fiesta, "hemos trabajado mucho todos los sectores (…) para que se puedan llegar a algunos acuerdos que le han dado cierta previsibilidad a la actividad pesquera por muchos años".

"Mar del Plata late y vive con un corazón pesquero", remató.

Las características del buque

La embarcación "Virgen del Milagro" es un buque pesquero costero, especialmente estudiado para operar en nuestras costas. Se trata de un barco "versátil y apto para realizar pesca de arrastre, de media agua y con tangones". Está compuesta por una eslora total de 20,80 metros y reemplazó a otro barco de similares características que llegó al fin de su vida útil.

La radiante jornada de ayer resultó apropiada para darle un marco de color a la ceremonia de botadura en instalaciones del Astillero Federico Contessi.

Tras las palabras alusivas de las autoridades, el obispo de la diócesis de Mar del Plata, Juan Alberto Puiggari, procedió a la bendición de la nave.

En esta oportunidad, y por primera vez, la madrina de la embarcación fue Leonilda Novelli de Contessi, esposa del fundador de la empresa, Federico Contessi.

La clásica botella de champagne fue estrellada y el "Virgen del Milagro" se hizo a la mar entre aplausos, disparos de salva y la emoción de toda la familia Contessi y quienes los acompañaron.

Comentá la nota