Los reclamos por la basura en el barrio San Jorge son crónicos

Los reclamos por la basura en el barrio San Jorge son crónicos

Hace unos meses manifestaron su pedido por los terrenos baldíos y basurales. Hoy todo sigue igual.

El barrio San Jorge es uno de los más populosos de la urbe y, en consecuencia, entre otros aspectos, tanto la higiene domiciliaria como peridomiciliaria (o su falta) generan un impacto en la comunidad. Sin embargo, los reclamos por la falta de limpieza y los pequeños basurales que se forman son una constante, desde hace meses.

El Ancasti volvió a recorrer este sector y sumaron su reclamo los residentes de Los Troncos, el barrio vecino al San Jorge. "Tenemos contenedores; se llenan pero contamos con el servicio de recolección de residuos, que los descargan para llevarse la basura. El problema es que algunos vecinos al lado de los contenedores dejan escombros, ramas y más bolsas con residuos, que el recolector no se lleva. El contenedor puede quedar vacío pero al lado hay más basura”, explicaron. Esta postal se repite en cada cuadra de la Avenida Gobernador Correa, indicaron, molestos.

No obstante, algunos residentes consideran que el principal problema surge entre los mismos vecinos, aquellos que no tienen conciencia de la importancia de la higiene. "No hay cultura higiénica. El servicio está, pero algunos prefieren dejar la basura en la vereda. No saben que es un riesgo y que se pueden generar focos de infección. Después nos quejamos de los olores, las moscas y de las alimañas. Así, es obvio que siempre va a haber ratas, víboras, alacranes y cucarachas. Tarde se lamentan cuando surgen las enfermedades, que se podrían prevenir”, expresó indignada, una vecina de la citada Avenida.

A finales de junio último, este diario estuvo por las calles del San Jorge. Terrenos baldíos, basura acumulada y calles sin pavimentar son los motivos de reclamo más frecuente. Alcanzaba con recorrer el barrio para comprobar que los vecinos del San Jorge viven en un barrio precario. Los terrenos baldíos y la basura forman un problema. Si bien hay contenedores para los residuos, los desechos sólidos domiciliarios y, en ocasiones, hasta chatarra se acumulan en gran cantidad en terrenos baldíos. "Se siente mucho el abandono porque nadie limpia los terrenos baldíos”, remarcaron. En algunos predios, pequeños microbasurales a cielo abierto crecen a gran escala. A la vez, en algunas calles el agua servida se estanca en los pozos de calles de tierra, produciendo malos olores. Los vecinos aseguraron que hace alrededor de tres años se iniciaron las gestiones en Aguas de Catamarca para dar inicio a la obra de cloacas. "Supuestamente salieron los papeles pero los trabajos jamás se iniciaron”, remarcaron.

Además, destacaron que la Sede de Participación Vecinal (SEPAVE) es un edificio nuevo, pero a la vuelta está rodeado de maleza. "La limpieza es urgente” advirtieron, dado que al establecimiento asisten personas de distintas edades, tanto niños y niñas como adultos, a realizar diversas actividades y al comedor que también funciona allí. A casi tres meses, el paisaje barrial sigue siendo casi el mismo, con más basura y maleza más alta.

Coment� la nota