El reclamo salarial se hace sentir en varios municipios

Trabajadores llevan adelante medidas de fuerza que en las próximas horas podrían profundizarse si no obtienen respuestas concretas a sus pedidos.Con paros, asambleas permanentes y edificios tomados, empleados municipales de diversas comunas continúan sus reclamos.
Empleados municipales de varias ciudades de la provincia resolvieron en las últimas horas tomar medidas de fuerza en reclamo de mejoras salariales.

Con la realización de paros y asambleas permanentes, los protagonistas de estas acciones aseguran profundizar las protestas si no obtienen una respuesta favorable de cada gobierno municipal.

Chos Malal: alto acatamiento

En Chos Malal, las medidas de fuerza comenzaron el miércoles pero ayer los empleados resolvieron un paro por tiempo indeterminado.

Así lo informó el secretario general del SOYEM, Froilán Figueroa, quien agregó: “Solicitamos un incremento de 600 pesos al básico, esto es llevar la categoría SOYEM mínima a 1.200 pesos”.

Figueroa evaluó que los sueldos “son de hambre” y precisó que la adhesión es del 92 por ciento, sobre un total aproximado de 262 empleados municipales.

Aclaró que el Municipio no está tomado y que “bajo ningún concepto coartamos la libertad de trabajo”. “El que quiera trabajar, que trabaje. Pero por lo visto la mayoría acata el paro”, añadió.

Añelo: deuda de 300 mil pesos

En Añelo, los municipales también están con paros sorpresivos y en asamblea permanente desde el lunes pasado, aunque lo que solicitan no es un aumento sino que se les pague lo que le adeuda la comuna debido a una mala liquidación de haberes desde junio de 2006 hasta igual mes de 2008.

El delegado de ATE, Aldo Alfaro, también espera una respuesta por parte del gobierno municipal, quien acusa, como todos los municipios, no tener recursos propios para afrontar el reclamo de los trabajadores.

Evaluó que el acatamiento de la medida de fuerza ronda el 90 por ciento, sobre unos 107 empleados. Precisó que la deuda contraída asciende a los 300 mil pesos y añadió que se requiere del auxilio de Provincia para salir de esta difícil situación.

Por último, Alfaro reconoció que la comuna de Añelo “está en rojo”.

Del mismo modo se expresó el intendente de la comuna Jacinto Hernández quien estimó “justo” el pedido de los empleados municipales “aunque Provincia tampoco tiene recursos”, sostuvo.

El delegado de ATE advirtió que de continuar esta situación “está latente la posibilidad de cortar la ruta como última medida extrema”.

Chañar: adhesión del 50 por ciento

La protesta podría agudizarse en los otros municipios si no se ofrecen soluciones, sostuvo el delegado de ATE en El Chañar, Fabián Sandoval, quien acompañó ayer la marcha convocada por el gremio en la capital neuquina para demostrar que “en el municipio también hay problemas salariales”.

Con paros sorpresivos y en asamblea permanente desde el martes pasado, Sandoval señaló que la adhesión a las medidas de fuerza ronda el 50 por ciento porque la mayoría de los empleados componen la planta política o son contratados.

Sandoval precisó que se reclama una recomposición salarial de hasta el 50 por ciento sobre los salarios y la apertura de la mesa paritaria para tratar el Convenio Colectivo de Trabajo.

También exigen un incremento en las asignaciones familiares a nivel nacional, el pase a planta de quince trabajadores contratados y que el porcentaje que perciben por presentismo y puntualidad se traslade al básico.

“El intendente Ramón Soto expresó que ya se superó el porcentaje de ingresos previsto por la Carta Orgánica Municipal para destinar a sueldos. Pero creemos que este porcentaje, del 30 por ciento, debe ser revisto”, sostuvo el delegado gremial.

Las Ovejas: tomaron la UAF

En Las Ovejas empleados municipales de la UAF están de paro desde el lunes y tomaron dicho establecimiento en el que trabajan 18 personas y al que asisten 45 niños de 0 a 3 años, según informó la delegada de UPCN, Beatriz Hessner.

Expresó que se reclama un aumento de 400 pesos al básico y otro para la actividad crítica de 350 pesos. “Un municipal cobra de 600 a 1.300 pesos, por lo general. Y la canasta está en 2.000 pesos en promedio”, detalló la dirigente.

Hessner sostuvo que “el clima en el pueblo es tenso y que a pesar de ello no hay presencia del Ejecutivo Municipal. No hemos tenido ningún tipo de respuesta, aunque ya pedimos una mesa de diálogo en tres oportunidades”.

Entre tanto, la dirigente gremial adelantó que en el día de hoy es posible que los empleados que realizan el servicio de recolección de basura en la ciudad se sumen a la protesta que llevan adelante por mejoras salariales.

Aluminé: advierten corte de ruta

Aluminé > Empleados municipales de esta ciudad tomaron el corralón en la tarde del miércoles como medida de protesta. Los trabajadores piden el blanqueo de contratados y monotributistas que figuran en un acta acuerdo provincial firmada el año pasado, además de un pedido de aumento salarial de 300 pesos para los trabajadores de planta permanente.

En el marco de la protesta por falta de atención a los reclamos de los trabajadores municipales, el secretario gremial de ATE, Jorge Urrutia, también intimó en un plazo de 72 horas al gobierno municipal, para poner en vigencia el Convenio Colectivo de Trabajo que fuera aprobado en la pasada gestión de gobierno hace dos años.

Urrutia subrayó que “las medidas se irán profundizando y podrían llegar al corte de ruta evitando de esta manera que se lleve adelante con normalidad la Fiesta del Pehuén si la provincia no atiende los reclamos”.

El dirigente gremial adelantó también que en la jornada de hoy podrían estar tomando las instalaciones municipales como medida de protesta.

Mariano Moreno

El secretario gremial de ATE manifestó que los empleados de la localidad de Aluminé podrían tomar durante el día de hoy las instalaciones municipales como medida de protesta si las autoridades provinciales no resuelven el conflicto.

Por otro lado, en la comuna de Covunco Abajo, los contratados que mantuvieron tomada las instalaciones durante cuarenta días levantaron la medida de fuerza.

Lo decidieron luego de que el gobierno provincial acordara renovarles el contrato a ocho ex contratados y otro grupo de seis trabajadores más, por un salario de 1.200 pesos sumado a la obra social.

Comentá la nota