RECLAMO | PROBLEMAS ESTRUCTURALES EN LOMAS La falta de mantenimiento de las calles, un problema histórico

Pozos, baches y calles en mal estados. Arreglos provisorios, rellenos con cascotes, arena y ramas. Acumulación de agua en las calzadas dañadas. Todo esto forma parte de la postal de la región, que tiene serios problemas cuando de infraestructura se trata. El reclamo de los vecinos es continuo y la respuesta sigue sin llegar. Un reclamo y una deuda histórica.

Uno de los reclamos más comunes por parte de los vecinos de la región es la falta de mantenimiento de calles y avenidas. Eso provoca que la gente compre escombros y realice arreglos provisorios en las calles que ya cuentan con cráteres imposibles de esquivar o bordear. Esta imagen en muy común en los diferentes barrios de Lomas de Zamora, donde los vecinos reclaman a las autoridades municipales arreglos y mantenimiento de calles.

Las quejas se escuchan con la misma fuerza, los pozos se van incrementando con el correr de los días y las respuestas siguen sin aparecer. Este es el motivo de que busquen una solución “como sea”. Así es que muchas calzadas del distrito están arregladas con cascotes, tierra, arena y algunas ramas.

En la intersección de Madrid y Garibaldi el problema data de muchos años, “el pozo histórico”, como lo llaman los vecinos, permanece allí inmóvil y estorbando a todos aquellos que quieren pasar con sus vehículos. La circulación de colectivos no es menos complicada. El colmo es que en esa zona hay una parada de colectivos y, muchas veces, la columna de alumbrado no funciona ocasionando que más de un vecino se lastimara intentando cruzar por la esquina, ya que el pozo es profundo y no de ve.

Otro de los tantos pozos que conforman la lista de reclamos por el mal estado de las calles es el que está ubicado en la intersección de la avenida Frías y Garibaldi, en Llavallol. Esta esquina es altamente transitada, ya que cruzan por el lugar decenas de autos por minuto y más de dos líneas de colectivos todos los días. De todos modos, la gran circulación de vehículos por esa calzada no impide que esté en condiciones deplorables.

Otro exponente de pozo es que está situado en la calle Madrid al 600, está pegado a la vereda. En varias oportunidades, ciclistas que pasaban cerca de la acera se lesionaron cuando una de las ruedas de la bici quedó incrustada en el pozo. Por eso, los vecinos de las calles lindantes decidieron colocar un gran neumático y palos para que la gente pueda verlo y así evitar accidentes.

“Y con el correr de los meses le vamos cambiando el neumático o agregándole más maderas y cosas para que sea visible. Como reclamamos muchas veces y no vinieron tenemos que arreglarnos con los elementos que tenemos”, contó Graciela Díaz, una vecina del lugar.

Las calles, las roturas, los grandes pozos y el agua que se acumula en las aberturas que poseen las calzadas dañadas son algunos inconvenientes casi históricos de la región, así como lo es el reclamo de los vecinos que simplemente quieren poder caminar por la calle o cruzarla sin tener riesgo de lastimarse. También los automovilistas sufren cuando tienen que atravesar las calzadas deterioradas porque el auto se daña.

Comentá la nota