Reclamo opositor por el trato que se le dio al caso Carbonetti

Al debatir la renuncia de Ortiz Pellegrini, juecistas, radicales y otros bloques de la minoría criticaron el envío de la causa al Tribunal de Disciplina de los abogados.
El debate previo a la aceptación de la renuncia del ahora ex legislador juecista Miguel Ortiz Pellegrini, acusado de violar la Constitución Provincial, fue utilizado ayer por la oposición para cuestionar lo que resolvió el oficialismo en el caso que involucra al también denunciado Domingo Carbonetti.

La misma Comisión de Asuntos Institucionales que encontró "culpable" a Ortiz Pellegrini por patrocinar juicios contra el Estado, se pronunció en sentido contrario, el martes último, al dictaminar sobre los dos hechos más graves que los juecistas le habían adjudicado al parlamentario bellvillense; esto es, litigar contra el Estado en una quiebra y asumir una función pública paralela al ejercicio de su banca.

Además, el mismo dictamen de mayoría aconsejó diferir una resolución sobre el otro cargo que le adjudicaron a Carbonetti (violar el artículo 3 bis de la ley de Colegiación de Abogados, que prohíbe ejercer la profesión a los que integran el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados) hasta tanto se pronuncie al respecto el Tribunal de Disciplina de los Abogados.

Ayer, el oficialismo había abierto el debate para aceptar la renuncia de Ortiz Pellegrini rechazando en durísimos términos sus fundamentos. Pero los bloques del radicalismo, del juecismo, de Concertación plural, de una versión del vecinalismo y del ARI-Coalición Cívica lo utilizaron para hablar del caso Carbonetti.

En este sentido, acusaron a Unión por Córdoba de "medir con distintas varas" las conductas de ambos legisladores con el objetivo, coincidieron, de destruir a un opositor (Ortiz Pellegrini) y proteger a Carbonetti.

Daniel Passerini, presidente del bloque de Unión por Córdoba y denunciante del renunciado Ortiz Pellegrini, había iniciado el debate con una ponderación del trabajo de la Comisión y una descalificación de los argumentos que utilizó el ex legislador juecista para renunciar.

Reiteró Passerini que Ortiz Pellegrini había preferido "renunciar a los honores de legislador que le había conferido el pueblo a renunciar a los honorarios de los juicios que le hizo al Estado". Y agregó que la renuncia era, en realidad, una "autoexpulsión, una salida por la ventana".

Acto seguido le contestó el nuevo titular del bloque del Frente Cívico, Roberto Birri, quien tras defender la conducta de su ex compañero de bancada, cargó contra la Comisión a la que llamó, adrede, "de Asuntos inconstitucionales". Dijo que los despachos de la mayoría contra ambos legisladores "terminaron convirtiendo a todo el proceso en una parodia vergonzosa donde la persecución política (a Ortiz Pellegrini) y la consagración de la impunidad (por Carbonetti) se dieron la mano".

El jefe del bloque radical, Hipólito Faustinelli, también cuestionó la decisión del oficialismo. "Como Ortiz Pellegrini violó la Constitución provincial, Carbonetti violó una ley vigente, sin embargo el oficialismo está usando al Colegio de Abogados (sic) para diluir el tema Carbonetti".

El debate terminó con una discusión formal. Passerini y otros oficialistas intentaron incluir en la aprobación de la renuncia, un artículo que rechazara expresamente los fundamentos de Ortiz Pellegrini. Pero por una cuestión formal, la moción fue impedida por el vicegobernador Héctor Campana.

Nueva legisladora

Juramento. Al término del debate de ayer para la aceptación de la renuncia del ex legislador Miguel Ortiz Pellegrini, el vicegobernador Héctor Campana le tomó juramento de ley a la reemplazante del ex jefe de bloque juecista, Sara Díaz de Malone.

Radical. De origen radical (fue dirigente de la UCR en la seccional 11ª), Malone se sentó en la bancada juecista mientras recibía el aplauso de varias personas, muchas de ellas de la UCR. No obstante, se reconoció militante del Frente Cívico.

Comentá la nota