Reclamo de la oposición

La oposición está decidida a mantener el alto perfil que el Congreso ganó en las últimas semanas a partir del conflicto del Banco Central. Los jefes de los principales bloques opositores en Diputados acordaron poner en marcha durante febrero dos comisiones clave para avanzar en proyectos de ley resistidos por el Poder Ejecutivo.
La presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, la peronista disidente Graciela Camaño, prevé citar a sus pares a un encuentro para el miércoles 17 de febrero. Para esa fecha, lo mismo haría el titular de la Comisión de Justicia, el radical Ricardo Gil Lavedra.

Entre los planes de la oposición, está el de modificar la ley 26.122, que regula el tratamiento de los decretos de necesidad y urgencia (DNU) por parte del Congreso. Hasta ahora, una norma de ese tipo sólo queda anulada si es rechazada por ambas cámaras del Parlamento.

"Es una barbaridad que una herramienta de excepción como son los DNU sólo requiera la aprobación de una cámara cuando una ley necesita de las dos", dijo a LA NACION Camaño, que detalló que la intención es también cambiar la ley para especificar el plazo en el que el Congreso debe tratar los DNU, incluso durante el receso legislativo.

La falta de claridad en esa parte de la norma, que hoy sólo señala que el tratamiento debe ser "inmediato", fue el eje de discusión entre oficialismo y oposición sobre la posibilidad de convocar al Congreso para resolver el conflicto del Banco Central. A la vez, la Comisión de Justicia prevé empezar a discutir los proyectos sobre reformas del Consejo de la Magistratura, según Gil Lavedra.

Comentá la nota