La UCR reclamó más firmeza a Schiaretti

Aguad y Mestre adelantaron apoyo en la pelea con la Nación. El tema principal fue el impulso de la ley de coparticipación.
Tras una hora de reunión, los legisladores electos y en funciones del radicalismo y miembros del Gobierno provincial acordaron ayer elaborar una agenda de 15 puntos y cerraron filas en la necesidad de otorgarle mayor firmeza a la posición de Córdoba frente al Gobierno nacional.

Fue la segunda instancia de diálogo abierta por el Gobierno provincial luego del encuentro con los legisladores del Frente Cívico, hace unos días.

Pasadas las 10.30, la comitiva radical ingresó a la Casa de las Tejas donde los esperaban el gobernador Juan Schiaretti; el secretario de la Gobernación, Ricardo Sosa; el ministro de Gobierno, Carlos Caserio, y el diputado nacional electo, Francisco Fortuna.

Por el radicalismo participaron los diputados nacionales Oscar Aguad, Silvia Storni, Heriberto Martínez y Héctor del Campillo, los recientemente electos Gladys Espíndola e Hipólito Faustinelli y el senador electo Ramón Mestre. También asistió el presidente del Foro de Intendentes de la UCR, Alberto Giménez.

Al término del encuentro, Aguad resumió en un concepto el resultado de la reunión: "Le hemos pedido especialmente al gobernador que no negocie prebendas económicas a cambio de los superpoderes", dijo y apuntó que le pidieron a Schiaretti que se ponga al frente de los mandatarios de la Región Centro e impulse una nueva ley de coparticipación federal.

En cuanto a los 15 temas, tanto fuentes del Gobierno como del propio radicalismo confirmaron que aún no se han terminado de cerrar. Ayer, La Voz del Interior tuvo acceso al borrador que incluye los temas tratados con el Frente Cívico y el agregado de los aportados por la UCR.

Entre esos puntos, el principal sigue siendo la nueva ley de coparticipación. También están la discusión de las retenciones agropecuarias y la negociación de la deuda que la provincia discute con la Nación.

Entre chanzas y planteos. Todos los asistentes al cónclave coincidieron en señalar que fue una reunión cordial. Los radicales aseguraron que recibieron un muy buen trato de parte del gobernador; y el ministro Caserio, que ofició de vocero del Gobierno, sostuvo que se encontraron muchas coincidencias en las posturas a seguir.

Hubo sí un momento más tenso cuando los representantes de la UCR quisieron introducir en el debate el tema de la deuda provincial.

Luego se acordó dejar ése y todos los temas de gestión para un encuentro futuro programado para dentro de 15 días.

"Hemos acordado que hay puntos que tienen que ver con gestiones que debe realizar el Gobierno y otros que vamos a llevar adelante los legisladores", remarcó Ramón Mestre.

El propio Mestre protagonizó un cruce irónico con el gobernador cuando lo saludó. Schiaretti le dijo "hola, senador por 1.526 votos" y el actual concejal le contestó diciendo que, más allá de las cifras, él le ganó al peronismo en las elecciones del 28 de junio pasado. "Juan, lo más importante es que he ganado", le dijo Mestre al gobernador, quien ganó la elección de 2007 por escaso margen y con un polémico escrutinio.

El diálogo se centró en la necesidad de que Córdoba deje de depender económicamente de la Nación. "Hay que terminar con la costumbre del poder central de cambiar votos de legisladores por fondos para las provincias", enfatizó Aguad, quien insistió en plantear que los gobernadores "no deben aflojar". "Terminemos con este juego por el cual la Nación somete a las provincias a cambio de calidad institucional", aseveró.

Armonizar. De parte del Gobierno también hubo satisfacción tras la reunión. El ministro Caserio afirmó que los tres partidos con representación legislativa en el Congreso Nacional se han puesto de acuerdo en "armonizar" una agenda de temas para su tratamiento.

"Vamos a tener una posición común para presentar a la Región Centro y desde allí haremos una base sólida que permita defender los intereses de toda la pampa", aseveró Caserio.

El funcionario le dijo a este diario que el Gobierno no tiene problemas en discutir temas como la deuda o la situación del Banco de Córdoba. "Tenemos la voluntad de hablar cualquier tema e incluso consensuar cuestiones de la gestión. Pero ahora lo prioritario es la agenda nacional", aseveró.

Para el gobernador Schiaretti es trascendental poder llevar a la mesa de negociación con la Nación este acuerdo de temas con las fuerzas de la oposición en el que está representada la opinión de todo el arco político cordobés presente en el Congreso.

Ahora resta que se terminen de cerrar todos los detalles para terminar de redactar el texto final de ese acuerdo que llevará Córdoba a la agenda legislativa nacional.

Comentá la nota