El reclamo en el PJ fue con corte de calles y gomas ardiendo.

Tal como ocurrió el miércoles pasado, pero esta vez duplicando su número, más de trescientas personas humildes de San Luis, se concentraron frente a la sede del Partido Justicialista, para pedir trabajo, en una protesta que incluyó la quema de cubiertas, y donde coincidieron en el planteo que la situación es cada vez más preocupante, y sosteniendo que desde el gobierno no se atienden sus problemáticas.
Nuevamente fue Sonia Abarca quien lideró a quienes suplican por un trabajo digno, para poder llevar comida y vestimentas a sus hijos, pero "van a los Ministerios y se cansan de esperar todo el día prudentemente y les dicen que no hay presupuesto", afirmando que se los "dijo la ministro de Inclusión Social", María Adriana Bazzano, expresó en declaraciones a la prensa presente, la dirigente barrial del PJ.

Luego, fueron al "Ministerio de Salud, a pedir una caja de leche", explicó Abarca, pero "el ministro de Salud (Adrián Garraza), me dijo a mí, ‘dejate de joder con los pobres, porque yo te voy a hacer cerrar las puertas’, y saben ¿Qué le contesté yo? Yo te voy a mandar a hacer recagar", continuó diciendo, ante las risas, gritos de júbilo y aplausos de los presentes, dejando ver que la situación se está tornando incontrolable para los funcionarios provinciales.

Luego de la nota con los medios de prensa, Abarca ingresó a la sede del PJ, para entregar el petitorio que "demuestra que el pueblo está reclamando y que la gran mentira de la desocupación cero, se percibe en este petitorio".

La situación de desamparo que viven muchas familias de nuestra provincial, debido a la falta de políticas sociales serias, llevan a que Abarca sostenga que "los pibes no tienen derecho a tener un par de zapatillas, no tienen derecho a comer un pedazo de pan o un plato de comida digna, los enfermos no tienen derecho a levantarse de la cama, porque en los hospitales no hay remedios, la gente no tiene derecho al hospital, porque dan diez turnos por profesional, pero no tenemos profesionales en la salud, no tenemos maestros y los pobres nos hundimos cada vez más".

"Yo sé que hay un lema que dice, que cuanto más ignorante, más fácil se maneja" a la gente, pero "no somos ignorantes, somos ciudadanos que ponemos el voto en cada elección, y reclamamos que cada funcionario trabaje para el bien común y no para sus bienes personales", enfatizó.

Abarca se defendió de quienes la critican, afirmando que "yo he sido pobre" y luego de contar lo vivido en pobreza con su madre, aseguró que la vida de pobreza que vivió "es razón suficiente para pelear por los pobres".

Comentá la nota