La UCR le reclamó a Cobos que pida licencia o renuncie al cargo

El vice Julio Cobos junto a los jefes de las bancadas de senadores y diputados, Gerardo Morales y Oscar Aguad.
El jefe del bloque de diputados nacionales radicales, Oscar Aguad, reiteró ayer que el vicepresidente Julio Cesar Cleto Cobos "deberá pedir licencia o renunciar al cargo" si aspira a ser postulante a la Presidencia en 2011 para "no confundir funciones" y evaluó que la prioridad de la Unión Cívica Radical (UCR) es diseñar un "programa de gobierno".

El legislador cordobés lamentó que "uno de los problemas de la Argentina" es que "vivimos votando nombres y no programas, y por eso fracasamos" y aprovechó para dirigir sus críticas hacia la administración de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

"Este es un gobierno improvisado, producto de la falta de programas y lleva a una absoluta fragilidad que tiene que ver con la falta de una brújula, de un rumbo", analizó el diputado radical, que atraviesa su segundo período al frente de la bancada de la Cámara baja de su partido.

Cobos admitió que le gustaría medirse con Néstor Kirchner en las elecciones de 2011, confirmando así sus intenciones presidenciales, e insistió con que está "dispuesto a romper el mito de que la UCR no puede gobernar".

En una entrevista que publicó ayer el diario Clarín, Cobos dijo que "falta mucho tiempo para 2011 y todo es muy dinámico. Debemos medir los tiempos. Yo también. Esto se tiene que empezar a definir para marzo o abril del año que viene".

En sintonía con los conceptos del vicepresidente, Aguad estimó que si Cobos "en el 2011 quiere ser candidato a presidente deberá pedir licencia o renunciar al cargo para no confundir las dos funciones".

Sin embargo, aclaró que es un tema en el que no se puso a pensar hasta ahora porque "los problemas del país son tan urgentes" como para dedicarse a discutir quiénes serán los postulantes a la presidencia, según analizó en declaraciones a Radio 10.

Sobre los planes de la oposición para el Congreso en el 2010, Aguad explicó que existe un "programa de mejoras institucionales" que buscará insertar cambios en asuntos como la "discrecionalidad en uso de fondos presupuestarios, el Consejo de la Magistratura, y el Indec, que tiene que ver con la caída de las inversiones porque genera una desconfianza fenomenal al inversor".

"Hay que trabajar muchísimo en el Congreso y convencer al oficialismo de que ese es el camino, es una torpeza seguir mintiendo las estadísticas oficiales", remarcó el diputado.

Con su posición sobre el pedido de licencia de Cobos y la prioridad de un programa de gobierno, Aguad coincidió con las afirmaciones que realizó anteayer su par en el Senado, Gerardo Morales, y el diputado nacional Ricardo Alfonsín, quienes manifestaron su confianza sobre un próximo gobierno radical.

"Me encantaría". Consultado Cobos sobre si está dispuesto a dar pelea ante una eventual candidatura de Kirchner, dijo: "Sí, me encantaría pero eso lo va a definir la interna del PJ".

"No lo doy por muerto. Para nada. Todo es muy dinámico. Kirchner es un hombre político y le gusta pelear como gato panza arriba. Al justicialismo no hay que subestimarlo. A Kirchner yo no lo subestimo. Es un dirigente político de raza y es obsesivo en sus decisiones. Además, tiene gobernadores e intendentes que le siguen respondiendo", sostuvo Cobos.

Respecto de la UCR, sostuvo que hay que "aprender que el radicalismo tiene que estar unido y acatar las decisiones de los órganos partidarios. Tenemos que alinearnos detrás de una propuesta y luego del hombre o mujer que se decida para que pueda representar al radicalismo en un espacio más amplio".

Cobos también sostuvo que para la carrera presidencial tiene "antecedentes. Fui gobernador. Hay muchos que son candidatos y ni siquiera fueron intendentes. Para ir a la facultad primero hay que pasar por la secundaria. Yo fui gobernador, ministro, decano en la universidad y vicepresidente. No sé que más se me puede pedir".

Por otra parte, el vicepresidente señaló que "al radicalismo, a diferencia del peronismo, nunca se le perdona nada. El justicialismo tiene la particularidad de que cuando las cosas le salen mal se lo atribuyen a los movimientos. Al menemismo, al kirchnerismo, a lo que sea. El radicalismo siempre es el radicalismo".

Comentá la nota