Reclaman sueldos en los dos frigoríficos provinciales

Las complicaciones económicas y financieras en los distintos sectores de la economía generaron retrasos en el pago de los haberes al personal por parte de los empresarios de los únicos dos frigoríficos que funcionan en Corrientes: el Tomás Arias instalado en Riachuelo y el Premium Beef en Curuzú Cuatiá.
La situación en la localidad del Centro-Sur de la provincia viene ya desde hace casi un mes y se preveía que el jueves pasado podría haber novedades, teniendo en cuenta el compromiso de los directivos de saldar la deuda, de un mes y medio por empleado en promedio, en esa fecha.

Sin embargo, el pago no se concretó y los operarios continúan acampando en la plaza de Curuzú desde hace varios días, siguiendo de cerca los movimientos en la planta. “Estamos al limite, tenemos que tomar lo que nos ofrece”, reconoció Oscar Roldán, delegado de los trabajadores en esa zona.

Por su parte, René Romero, del sindicato de la carne, explicó que el personal del frigorífico Tomás Arias se encuentra de paro por falta de pago de salarios del mes pasado.

El referente gremial comentó que los directivos “quieren pagar solamente unos $600 que recibieron como subsidio del Gobierno nacional por cada empleado”.

“Un trabajador que cobra $2.200 solamente cobraría esa cifra”, puntualizó, al tiempo que agregó que no están dispuestos a aceptar esta situación.

Comentá la nota