Reclaman que se reactive la causa que investiga la obra

En el auditórium del Hospital Interzonal Abraham Piñeyro, la CICOP y ATE reflexionaron ayer por los diez años de la reinauguración de las instalaciones, a las que calificaron como “el monumento a la corrupción”.
Los dirigentes Adrián Pérez y Julio Miguenz ratificaron la esperanza de que la Justicia esclarezca las denuncias que fueron realizadas en octubre de 2002, pidiendo una profunda investigación sobre las obras de remodelación que tuvieron un costo de 10 millones de pesos/dólares.

“Desde los Tribunales no hubo una sola respuesta contundente y los sospechados siguen ejerciendo cargos públicos. Ahora los doctores Mario Calvo y Cristina Martínez son asesores en el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires”, remarcaron.

En esta fecha, los gremios reclamaron justicia y solicitaron la reactivación de la causa al nuevo fiscal general del Departamento Judicial Junín, Juan Manuel Mastrorilli.

Personas no gratas

En una conferencia de prensa, el titular de la CICOP Junín, Adrián Pérez, reflexionó que “decidimos declarar personas no gratas a los médicos de la gestión: Mario Calvo, Cristina Martínez y Rodolfo Vergara, y después de unos años de analizar algunas cosas, llegamos a la conclusión que también debíamos incluir a Abel Miguel, que fue el intendente de ese momento y miró para otro lado cuando le estaban instalando el monumento a la corrupción en Junín”.

La remodelación del HIGA costó 10 millones de dólares, de los cuales “se calcula que 2 millones fueron para la campaña de Duhalde, se usaron 4 para la obra y los otros 4 desaparecieron, no sabemos dónde están porque la Justicia no respondió”.

“Hoy aprovechamos la ocasión para decirle al nuevo fiscal general que se haga cargo del tema, que investigue, que se fije dónde están las tres causas que salieron de la denuncia original y no las podemos encontrar”, dijo el médico.

Pérez remarcó que “por esto, esos funcionarios públicos siguen siéndolo, caminan libremente por las calles de Junín y algunos cambiaron su forma de vida”.

Las falencias

Por otra parte, en cuanto al aspecto edilicio del HIGA, el titular de la CICOP remarcó que “se pusieron ya más de 2 millones y medio de pesos y seguimos con falencias. Nosotros siempre dijimos que esto es un Cromagnon en potencia y lo sigue siendo”.

“Pasan las direcciones, se enojan conmigo, pero a este Hospital le falta hasta una salida de emergencia”, señaló, preguntándose “dónde está el comedor, el lavadero, los sanitarios para el personal, los vestuarios, la sala del tomógrafo que después tuvimos que hacer nosotros... dónde está todo lo previsto en el plano original que costaron 10 millones de dólares”.

En este marco, Pérez recordó que “la causa de la obra de gas natural fue metida bajo la alfombra por los funcionarios públicos, pero podría haber volado el Hospital, porque las cañerías estaban perforadas y soldadas, las llaves de paso eran para agua, y cuando estuvo todo a punto de explotar, se armó una pequeña causa pero todo quedó ahí, porque hasta tenía responsabilidad concurrente Gas Junín”.

El secretario general de ATE, Julio Miguenz, agregó que “hay sectores en los que no llega el gas natural, así que deben llevarse las garrafas” y adelantó que “vamos a seguir apoyando al doctor Pérez como en el momento que tuvimos 106 días de carpa”.

Ahora, a diez años de la reinauguración del Hospital, Pérez confirmó que la conferencia de prensa brindada ayer tiene como objetivo enviarle un mensaje al nuevo fiscal general. “Pensamos que nuevos aires en la Fiscalía pueden reactivar alguna causa, porque tenemos la sensación que fue a un cajón”, explicó.

“Y también para que haya memoria y no olvidemos lo que pasó, porque no olvidamos de pedir justicia para los responsables y se concluyan las obras pendientes”, agregó Miguenz.

Detalles de obra

Además de los ejemplos citados durante la conferencia de prensa, ATE y CICOP distribuyeron un recordatorio sobre los problemas edilicios y las obras que faltaron en el nuevo HIGA.

* “Desde su inauguración y durante años, llovía más adentro que afuera del Hospital, en pasillos, quirófanos, sala de obstetricia, neonatología, pisos de internación... Cada tanto se desplomaba algún cielorraso de Durlock”.

* “Se inundaba el subsuelo donde se encuentra el archivo de historias clínicas”.

* “Un aparato de tomografía computada se deterioró en un galpón durante 4 años porque no se previó construir los 50 m2 necesarios para instalarlo”.

* “La torre era de cuatro pisos con cuatro ascensores, pero faltan dos”.

* “Tiene una sola escalera, que no sirve como una verdadera salida de emergencias. No tiene salida de emergencias”.

* “Están las tuberías, pero carece de los aparatos de aire acondicionado”.

* “Es increíble que en un Hospital de 10 millones de dólares con oxígeno central, el personal de mantenimiento traslade tubos de oxígeno al 4º piso”.

* “Otro tema complicado y que pudo tener graves consecuencias fue la obra de gas natural del Hospital. En silencio, nuestros funcionarios públicos levantaron la instalación de gas por graves defectos: los caños estaban soldados, las llaves de paso eran de instalaciones de agua, tenían grandes orificios y, por ende, corrieron riesgo los pacientes, sus familiares y el personal. Ahora, frente a este acto criminal de una instalación de gas defectuosa en un edificio público, ¿quien responde?. A todas luces hay responsables: el instalador matriculado, la gestión de Mario Calvo, Cristina Martínez y Rodolfo Vergara, la Zona Sanitaria III y Gas Junín, si es que intervino en la habilitación”.

* No se sabe dónde están las nuevas instalaciones de cocina y depósito, comedor, vestuario y sanitarios para el personal y el lavadero.

Comentá la nota