Reclaman a Pulti que se comprometa a brindar medidas de seguridad en el recital de Callejeros

La banda de rock Callejeros actuará el 31 de enero en el estadio mundialista de Mar del Plata y un grupo de padres de los 194 muertos en la tragedia del boliche Cromañón ya se encuentra en la ciudad para controlar que se cumplan todas las medidas de seguridad.
La banda tocará ese domingo a las 20 en el estadio José María Minella y las entradas están a la venta desde diciembre en distintas ciudades del país, según surge de la página oficial de Callejeros.

El titular del Ente Municipal de Deportes y Recreación (EMDeR) de General Pueyrredon, Prof. Federico Maidana, confirmó que "el estadio ya está contratado para la presentación de Callejeros en esa fecha" y que se implementarán "medidas especiales de seguridad".

"Ya tuvimos una primera reunión con sectores involucrados en la seguridad, como policías, bomberos, seguridad privada, para garantizar un operativo especial para esta presentación en el estadio, a la que seguramente vendrá más público", manifestó el funcionario a la agencia de noticias Télam.

Sin embargo, a los familiares y amigos de las casi 200 víctimas fatales del siniestro ocurrido el 30 de diciembre de 2004, buscan que sea el propio intendente Pulti quien garantice que se tomarán todos los recaudos para el estadio mundialista no sea escenario de un hecho lamentable. Así lo dijo este martes a 0223.com.ar, Adriana Miralles, madre de un joven fallecido durante el incendio del boliche de Once y quien personalmente se acercó durante las últimas horas a la Municipalidad con el fin de solicitar una audiencia con el Jefe Comunal y fue atendida por una secretaria privada del intendente Pulti, llamada Mariela, quien se comprometió a llamarla y darle una entrevista con el dirigente de Acción Marplatense.

Seguido de esto, se le dejó a la secretaria de Pulti una inmensa foto con las caras de los 194 chicos que fueron el 30 de diciembre de 2004 a Cromañón y no volvieron mas para que se la entregue al intendente.

"Nuestra idea es hablar con Pulti antes del 31 de enero porque escuchamos que en varias oportunidades que no quería que ningún propietario se convirtiera en Omar Chabán, en cuando a las medidas de seguridad que se están tomando en Mar del Plata", explicó Miralles.

En ese sentido, subrayó que la preocupación del sector reside en que "el productor Baldini es el mismo que llevó a Callejeros a Olavarría y nos olvidemos que allí debieron cambiar tres veces de lugar porque nosotros advertimos que los dos primeros no estaban habilitados; es decir, si nosotros no llamábamos, nadie estaba enterado".

"Nos movemos nosotros porque está a la vista que a Callejeros no le importa nada de nada, es más, siguen facturando en base a la muerte de 194 personas", aseveró.

En consecuencia, Miralles dijo que necesitan conocer "qué medidas va a tomar Pulti entre el 30 y 31 en el estadio y en las calles, porque muchos de los chicos –adolescentes de entre 14 y 16 años- que viajan a ver el recital lo hacen en micros truchos y, antes de ingresar, hacen una previa en la que toman alcohol en la playa y demás lugares públicos de Mar del Plata".

"Aparte, más allá de que no se permite el ingreso de pirotecnia al estadio, tampoco se puede llevar banderas con palos, las banderas tienen que tener ciertas medidas y no se puede vender alcohol a los menores, pero queremos estar seguros de que realmente se lleve a cabo. Eso lo vamos a ver con nuestros propios ojos, porque un grupo de padres va a pagar la entrada para ir al recital y ver si está todo en condiciones", añadió.

En otro orden, Adriana Miralles se refirió, desde su óptica de damnificada por la negligencia de los empresarios de locales nocturnos, a la discusión suscitada a comienzos de enero entre el Municipio y los dueños de boliches de Alem en torno al factor de ocupación de sus comercios.

"Evidentemente acá nadie aprendió nada, solamente los que el 30 de diciembre de 2004 corríamos de hospital en hospital buscando a nuestros hijos, sabemos de qué se trata. He visto teatros y locales de Sacoa en los que hay una sola entrada o salida, por lo que si pasa algo, sería una nueva tragedia. Es más, en febrero va a venir a la ciudad Las Pastillas del Abuelo, un grupo que tiene una causa abierta porque en noviembre de 2009, en su primer estadio abierto, murió un adolescente porque quedó atrapado contra las vallas de contención", observó.

En ese marco, Miralles sostuvo que "es lamentable" el hecho de que los empresarios "se enojen o se quejen porque no pueden meter en sus bares a más personas de las que tienen permitidas para facturar más". "¿Qué quieren? ¿Un nuevo Cromañón? No aprendieron nada", enfatizó por último.

Comentá la nota