Reclaman ya plan de salvataje a Merkel

Berlín (DPA) - La industria automotriz de Alemania, con unos 758.000 trabajadores la más importante del país, dio ayer un grito de alarma pidiendo urgentes medidas de apoyo al gobierno de la canciller Angela Merkel para paliar los efectos de la crisis y evitar consecuencias para la economía.
Exigencia

El mayor grupo de presión de la industria del sector, la Federación de Constructores VDA, exigió a través de su presidente, el ex diputado demócrata cristiano Matthias Wissmann, un amplio y multimillonario programa para reactivar el mercado a través del consumo interno.

Según la federación VDA, el gobierno deberá ofrecer a través de los bancos de crédito estatales, condiciones favorables para que «la población vuelva a animarse a comprar vehículos y renovar de esta manera el parque nacional» y, además, es indispensable, dijo Wissmann, incrementar los subsidios a la investigación tecnológica.

Hoy se conocieron nuevos recortes y ahorros. BMW anunció una ampliación de los recortes de la producción, y la semana que viene parará las tres plantas que tiene en Baviera para producir 25.000 unidades menos que las previstas para este año. Según datos de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA), en setiembre, las ventas de automóviles cayeron 8,2 por ciento respecto del mismo mes de 2007 alcanzando, así, el nivel más bajo desde 1998.

A menos de una semana después de anunciar una rebaja de sus previsiones, el fabricante alemán de automóviles Daimler, propietario de Mercedes-Benz, comunicó que interrumpirá la producción en sus 14 fábricas alemanas por un plazo de hasta cuatro semanas, desde mediados de diciembre hasta mediados de enero.

Ventas en baja

En setiembre, el volumen de ventas de sus tres marcas -BMW, Mini y Rolls-Royce -descendió 14,6 por ciento hasta los 121.000 vehículos.

La italiana Fiat había advertido previamente que «en el peor de los escenarios» podría sufrir una marcada caída de sus ganancias en 2009, ya que los pronósticos de la ganancia operativa para este año se ubicarán en el nivel inferior del rango proyectado de entre 3.400 y 3.600 millones de euros.

Del mismo modo, la francesa Renault espera una drástica caída en las ventas de automotores, con un descenso este año de 8 por ciento respecto de las ventas de 2007.

Comentá la nota