Reclaman la “nulidad” de lo actuado en el Consejo Municipal de Medio Ambiente

Mediante un comunicado de prensa titulado “El Consejo Municipal del Medio Ambiente al limite de lo tolerable", la Asociación de Consumidores ACALDER cuestionó el funcionamiento del señalado órgano y reclamó que el Ejecutivo Comunal “proceda a reglamentar las ordenanzas 16624 y 18432 que han dado origen a este Consejo, y conforme a las facultades otorgadas a ese Departamento Ejecutivo por la Carta Orgánica de las Municipalidades Entendemos única autoridad calificada para tal fin y con la finalidad de dar forma legal definitiva al mismo”. A su vez, la ONG solicitó que el intendente Pulti “decrete la nulidad de todo lo actuado”.
En tal sentido, la Asociación de Consumidores ACALDER explicó que “Independientemente de la legislación y competencias claramente determinadas por las Leyes vigentes, no quisimos dejar de formular nuestra incertidumbre inicial cuando a partir de la convocatoria inicial desde este Consejo Municipal del Medio Ambiente, en Marzo del corriente año tuvimos que abocarnos, todos los integrantes del mismo: ONG’s, Universidades (públicas y privadas), y Concejales, a la redacción del ‘Reglamento’ (porque así lo dispone la Ordenanza 16624 en su artículo 6º). Posteriormente también a determinar, otros aspectos de esta misma reglamentación como son el armado de las comisiones, y por último determinar también como y de que manera giraran los expedientes”.

Agregó “toda esta tarea le ha demandado a este Consejo prácticamente todo el año 2008, sin que hasta el momento haya arribado a un formato definitivo y coherente del mismo debido a los innumerables conceptos que no están aún claros ni para las autoridades del mismo. Mucho menos aun, para las entidades que nos acercamos con la única finalidad de tratar y proponer temas Medio Ambientales. Hemos estado avocados, en definitiva a una tarea que no nos es propia. Y es la que ha dilapidado nuestro tiempo, expectativas y las de la comunidad marplatense en general a lo largo de este año”.

Además, la ONG indicó que “esto da como resultante, a nuestro criterio y luego del inequívoco resultado de esta experiencia, es lo incongruente de lo dispuesto por el Art. 6º de la Ordenanza 16624, que entendemos debe ser modificado, o mejor aun derogado, al amparo de lo dispuesto por la Ley Orgánica de las Municipalidades. Mientras que por otro lado, lo dispuesto por el artículo 8º de la misma ordenanza (Referido a la Secretaria Coordinadora), será según disposición del actual presidente del consejo (Marcelo Artime) conferida a una de las entidades participantes, de carácter privado y externa a la administración pública municipal (esto es Universidad FASTA, cuyo representante Vittar Martheau, ratificó con su presencia no habitual). Esta decisión adoptada en la última reunión plenaria del 17 de noviembre de 2008, no fue sometida a votación, y tampoco se demostró el acto administrativo que dio origen a tal designación”.

“Nos preguntamos entonces: y si nuestro silencio implico aceptación. ¿Es esto correcto?, ¿No se trata una actividad inherente a la Administración Pública Municipal? Y si la misma se deposita en manos privadas, ¿no correspondería ser licitado este procedimiento? O Autorizado por el Gobierno Comunal?. Toda vez que implica la derivación de fondos y competencias publicas ¿Estamos facultados para determinar una cuestión de este rango? (tanto los miembros como su presidente)".

A reglón seguido, la entidad estimó que “No! en consecuencia deslindamos responsabilidades en tal decisión”.

Como consecuencia de todo lo antedicho, ACALDER ha solicitado al intendente Pulti “disponga la nulidad de todo lo actuado, impidiendo de esta manera se siga utilizando nuestro tiempo, expectativas y recursos en la resolución de cuestiones que no nos competen. Y reglamente definitivamente la aplicación de las Ordenanzas Municipales 16624 y 18432. Brindándonos el marco de trabajo más adecuado”.

“Estamos realmente interesados en poder aportar al Municipio de General Pueyrredon, y a la gestión del intendente Pulti, toda nuestra experiencia, expectativas y preocupaciones en materia medioambiental, y por consiguiente agradecemos y valoramos este ámbito de expresión, el cual solicitamos contenga el grado de previsibilidad y orden necesarios que nos permita canalizar nuestro trabajo en beneficio de la comunidad como lo hemos hecho desde nuestra constitución en el año 1995” finaliza el texto.

Comentá la nota