Reclaman una nueva audiencia por el aumento del boleto

Tras la corta audiencia en la cual participaron menos de la mitad de los oradores y no se llamó a un cuarto intermedio al momento del ingreso de estudiantes que protestaron por los aumentos propuestos desde la Sociedad Anónima de Transporte Automotor (SAETA), los vecinos junto con el defensor del Pueblo de Salta, Alvaro Ulloa, firmaron un acta por la cual reclamaron la realización de una nueva audiencia "vinculante".
Por su parte, el presidente de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT), Eduardo Larrinaga, sostuvo ante Nuevo Diario que "bajo ningún punto de vista va a haber otra audiencia).

Extrañamente, y como no suele suceder en Salta por la conocida impuntualidad de sus habitantes, la audiencia comenzó a las 7 y terminó a las 9 del viernes en una Fundación Salta que se encontraba vallada y vigilada por policías. El escenario era al menos contradictorio si se toma en cuenta que desde la AMT se había invitado a toda la comunidad a participar de la convocatoria. Afuera, los estudiantes protestaban en contra del aumento, indicando que a pesar de que se había suspendido el incremento en el boleto estudiantil, el 25% más propuesto iba a repercutir en la situación de la familia de cada alumno. A ello, agregaron que el gobernador Juan Manuel Urtubey en ningún momento consultó o tuvo en cuenta la opinión de los estudiantes, dado que así como en un principio dispuso aumentar las tarifas de los boletos, luego decidió suspenderlas unilateralmente. Con esto no cuestionaban su actitud, sino la falta de participación de los sectores interesados en el tema.

Un gasto del Gobierno

De los 38 oradores anotados, solo participaron 13. Entre los ausentes se contaron al referente del Consejo de Defensa al Consumidor (CODELCO), y diputado provincial Guillermo Durand Cornejo, al presidente de la Cámara de Diputados, Santiago Godoy, y al ex ministro de Justicia y asesor del gobierno de Urtubey, Nicolás Juárez Campos.

Ulloa fue el último en exponer en medio de un tumulto entre el pedido de silencio de Larrinaga (quien coordinaba la audiencia), y la movilización de los estudiantes que se presentó en la audiencia al grito de "estafadores", en contra de la SAETA. Tras ello, y sin disponer cuarto intermedio, la audiencia fue finalizada.

De lo que expuso Ulloa nada se entendió. Solo después, en diálogo con Nuevo Diario sostuvo entre otras cosas que la SAETA debería haber realizado las gestiones para recibir lo que corresponde de subsidios nacionales, unos 50 millones de pesos que deberían en Nación desde enero de 2007. Con esto, el déficit de la SAETA sería de $790.000 al año, entonces Ulloa dijo no entender por qué solicitan un aumento para recaudar 20 millones de pesos más al año. "Estimo que quieren dejar de subsidiar" a la empresa, explicó. Sin embargo, resaltó que es necesario recordar que fue el mismo gobierno provincial el que generó un mayor gasto en las empresas, la SAETA y la AMT (entre otras cosas, al reconocer la equiparación de los salarios de los choferes con los que se cobra en Buenos Aires), "que no tiene por qué volcarlo en el usuario". Entre otras observaciones, se pudo ver que no hubo representación de los usuarios del servicio interurbano de pasajeros. Lla totalidad de los vecinos que se expresaron en la audiencia se opusieron al aumento del boleto y, aunque criticaron las condiciones en las que circulan algunos corredores, reconocieron que los servicios mejoraron.

Comentá la nota