Reclaman que se investigue contaminación de curtiembre en Bernal Oeste

Los vecinos aseguran que dentro de los cinco galpones ubicados sobre la calle Chaco frente al Arroyo Las Piedras, funciona una curtiembre sin habilitación municipal ni autorización provincial para el vuelco de efluentes.
Una familia de Bernal Oeste volvió a denunciar a una curtiembre por contaminación. Hace más de un año que hicieron la denuncia penal (26 de marzo de 2.008) por contaminación.

De todos modos, la familia Panizzi, compuesta por Alberto, Silvia y sus tres hijos, desde el año 2.007 pelean contra la empresa "King Leather", cuyo propietario sería Oscar Kondratzky, quien lograr sortear cada inspección que se dispone sin mayores inconvenientes más que pagando multas. En este sentido, la lucha de los Panizzi -que lindan con la curtiembre- está repleta de anécdotas y de inspecciones sin actas, clausuras sin fajas, y prohibiciones nunca respetadas.

En la actualidad el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) dice que la curtiembre ubicada en Chaco Nº1.790, puede funcionar pero no puede volcar efluentes; sin embargo, los vecinos aseguran que el vuelco al arroyo es diario. Los barros con restos de cromo son cargados en volquete en la actualidad y luego retirados.

Hasta mediados del 2.008, la empresa Covelia se llevaba los barros, hasta que los vecinos los denunciaron en la Municipalidad. La Comuna, lejos de inspeccionar el lugar, se limitó a recibir la información y el 6 de mayo de 2.008, Víctor Taboadra, Mariana Sayaguez, Néstor Pérez y Luis Paz, encabezaron una inspección de la que nunca entregaron copias de las actas y de las que no se conocen los resultados. Panizzi recuerda y reitera insistentemente haberle entregado los análisis químicos de los efluentes a los funcionarios municipales Julio Fucarino y Armando Galarza, donde se consignaba la contaminación que generaba la curtiembre. Sin embargo, nunca tuvieron respuestas satisfactorias a sus demandas.

El expediente judicial se encuentra actualmente en el Juzgado de Garantías Nº4 de Quilmes, a cargo de Damián Véndola; y el fiscal Leonardo Sarra pide declararse incompetente en el caso desde hace meses. Mientras tanto, no se investiga lo denunciado.

La familia Panizzi sostiene que "King Leather" no está habilitada como curtiembre, sino que está autorizada para el corte y confección de cueros.

Sin respuestas, Alberto y Silvia deben concurrir todos los años a controlarse el nivel de benceno en la sangre y deben llevar a sus hijos a hacer el mismo chequeo cada seis meses. Los médicos dicen que están al límite del nivel permitido y que están expuestos a un medio ambiente degradado que los tiene en peligro permanente. A más de un año de las primeras denuncias en la Justicia, aún la curtiembre sigue echando vapores a los fondos de la casa de estos vecinos linderos, continúa con los vuelcos de efluentes a pesar de las prohibiciones.

Comentá la nota