Reclaman, hacen y aprenden

Los chicos de la Escuela Técnica pidieron respuestas por la falta de gas. En los próximos días, se encargarán de instalar un equipamiento alternativo de calefacción.
Finalmente, se terminó el "veranito". El lunes, en el despertar de la semana, los vecinos sintieron el frío, en un postergado regreso que multiplicó los argumentos de quienes consideran que "el clima está raro". En las calles, se escucharon los comentarios de ocasión, referidos al previsible descenso de la temperatura cuando falta poco más de un mes para el comienzo del invierno.

Los alumnos de la Escuela de Educación Técnica también percibieron el clima más riguroso, no solamente en la calle, también en el interior del establecimiento que carece del servicio de gas desde noviembre de 2008. Pero no fue el frío del lunes lo que los movilizó y unió en un pedido de respuestas ante el director, Lorenzo Albani, y la vicedirectora, Isabel Rodera; el reclamo ya había sido acordado por los chicos, conscientes que la falta de calefacción terminaría afectando las actividades en la escuela.

Entre otras alternativas, hablaron sobre la posibilidad de organizar una sentada a modo de protesta. Pero tuvo más fuerza la idea de presentar la inquietud a través de un grupo de delegados, elegidos como representantes. Ejercieron el derecho de "peticionar a las autoridades", que otorga a todos los habitantes de nuestro país la Constitución Nacional en su artículo 14. Son recurrentes los casos en que chicos -y hasta sus padres- toman una escuela para reclamar por el estado del edificio, pedir una sede propia, más cantidad de becas o por muchos otros motivos (personal que realiza tareas de limpieza en Jujuy, en contraprestación por planes sociales, utilizó la mencionada práctica el mes pasado en 16 escuelas). En este caso, afortunadamente, el malestar se canalizó a través del diálogo y de las explicaciones en primer término de los directivos de la entidad, así como posteriormente de consejeros escolares y otros referentes educativos.

Las clases continuaron de la manera habitual, con la excepción de breves interrupciones por las reuniones en que se plantearon las dificultades por la falta de un servicio básico. El martes, en el encuentro de unos 40 chicos con los consejeros escolares, hubo alguna palabra de más, innecesaria. Los propios compañeros se encargaron de pedir calma, silencio; lo importante era escuchar. Triunfó el respeto y los valores que deben prevalecer en un ámbito de formación y aprendizaje. "Es lo que siempre conversamos, tienen todo el derecho de hacerse oír y de recabar información, pero dentro de los canales normales. En eso no han fallado", valoró Albani.

La empresa adjudicataria, Corbu S.A. de La Plata, envió unos 40 caloventores horas después de ser intimada por el Consejo Escolar. No cumplió con los plazos de obra previstos y contemplando que es mucho lo que resta para completar los trabajos de incorporación del gas, aportó el equipamiento que hará posible una solución alternativa. Del mismo modo en que reclamaron, los alumnos pondrán manos a la obra; los cursos de quinto y sexto años de la orientación Electromecánica serán los encargados de realizar las instalaciones internas para poner en funcionamiento los caloventores.

Artes y Oficios

El proceso de licitación se inició con un plazo más que suficiente para que la provisión de gas sea una realidad en los primeros meses del presente año. Más allá del incumplimiento evidente por parte de la empresa, de un primer análisis surge una característica reiterada en la mayoría de los trabajados contratados a través del Estado: el pago de los certificados de obra registra demoras que pueden ser considerables, lo que suele desalentar a quienes están en condiciones de ofrecer sus servicios.

El espíritu de la vieja Escuela de Artes y Oficios, que nació en 1924 ante la creciente especialización que requería la industria, parece estar presente en la labor que llevará a cabo un numeroso grupo de jóvenes. La extensión de los planes de estudio a una duración mínima de seis años -como lo establece la Ley Nacional de Educación Técnica- contribuye en la recuperación de un nivel de enseñanza que fue descuidado y desatendido en la década del 90.

Comentá la nota