Reclaman al Gobierno debatir el ordenamiento territorial

Al reglamentarse la Ley de Bosques, ahora la Provincia está obligada a realizar un plan para el adecuado uso de los montes
POSADAS. Un amplio debate y participación de diversos sectores es lo que reclaman dirigentes y organizaciones no gubernamentales al Gobierno de Misiones para proceder al Ordenamiento Territorial en la provincia.

El pedido surge a partir de la Ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos, cuya reglamentación se dio a conocer la Nación el último viernes y tiene por finalidad ordenar el uso del territorio, poner freno a los desmontes de los bosques nativos y compensar económicamente a quienes los aprovechan racionalmente.

En este último aspecto, el Gobierno nacional enviará en los próximos días una partida de fondos a las administraciones provinciales para que sea implementada la ley de Bosques (Ver:Nación enviará partidas).

La citada norma prevé la prohibición de la tala rasa por un año. En dicho período las provincias están obligadas a realizar un plan de ordenamiento territorial de manera participativa. “Evitar la deforestación irracional, es decir la desertificación acelerada y el consiguiente deterioro de ecosistemas únicos que mantienen nuestra calidad de vida en armonía con la naturaleza es hoy la mayor prioridad y desafío de los misioneros”, dijo Rodolfo Fessler, ex subsecretario de Ecología de Misiones.

El diputado e ingeniero forestal Miguel Ángel López recordó que “reglamentada la Ley 26.331, sancionada y promulgada el último bimestre de 2007, Misiones es una de las provincias que incumplió con un presupuesto mínimo que fija la ley, la de realizar el Ordenamiento Territorial de los bosques nativos”.

Por eso este legislador consideró que “el Poder Ejecutivo provincial, de manera inmediata, debe convocar a los diversos actores públicos y privados, para formular el ordenamiento territorial de los bosques nativos y remitir al poder Legislativo solicitando su correspondiente estudio para su posterior sanción”. Un informe de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación indica que entre 1998 y 2002 fueron taladas unas 67.200 hectáreas de monte nativo en Misiones, y entre los años 2002 y 2006 otras 62 mil hectáreas. Las estadísticas fueron remitidas al Ministerio de Ecología de la provincia, organismo responsable del área.

Rubén Baumgratz, director general de Bosques, confirmó el hecho y advirtió además que en los últimos cuatro años (2002 - 2006) el organismo sólo autorizó la reconversión del monte en 50 mil hectáreas, lo que significa que unas 13 mil hectáreas fueron volteadas ilegalmente. “La Ley de Bosques dispone, entre otras medidas conservatorias, que las provincias no pueden emitir nuevos permisos de desmonte hasta tanto no realicen un Ordenamiento Territorial de sus zonas boscosas”, añadió Fessler.

“Con ello podrá evitarse la irrefrenable y continua fragmentación y degradación del bosque nativo y preservar las tierras utilizadas por las comunidades campesinas e indígenas. Ante esta propiciatoria premura será perentorio e ineludible realizar un estudio de impacto ambiental y una audiencia pública antes de autorizar nuevos desmontes”, sostuvo el ex funcionario.

Roque Fessler recordó que la fundamental Ley crea el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos, que será distribuído entre las provincias que sancionen por ley provincial el Ordenamiento Territorial de sus Bosques.

El objetivo del Fondo es fortalecer la capacidad técnica y de control, compensar a los titulares que realicen tareas de conservación y manejo sustentable y para fomentar las actividades productivas que los pequeños productores rurales y comunidades indígenas realizan en zonas boscosas.

“La única provincia que tiene lista su propuesta de ordenamiento territorial es Salta, de modo que ahora nos toca a los misioneros ponernos al día para percibir beneficios y cumplir los propósitos plausibles de la ley, pues ésta prohíbe que se autoricen nuevos desmontes hasta que las provincias sancionen un Ordenamiento Territorial”. El ex funcionario dijo que resulta perentorio y urgente que Misiones determine la zonificación para que pueda aplicarse razonable y eficazmente la Ley 25.080”.

El diputado López consideró “imprescindible lograr la participación de la sociedad civil como las organizaciones sociales, las comunidades originarias, las cámaras empresariales, los colegios profesionales, las instituciones del conocimiento como la Universidad Nacional de Misiones y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, entre otras, para definir el destino de los recursos forestales nativos”. Similares pedidos de participación viene realizando la Fundación Vida Silvestre, cuyos profesionales fueron asesores activos de la Ley de Bosques promulgada ahora por la Nación.

Debe preservarse el tesoro verde

La Selva Paranaense se extiende entre Argentina, Brasil y Paraguay. Es uno de los bosques más biodiversos del país y el de mayor biodiversidad del continente, luego del Amazonas. De acuerdo a la Fundación Vida Silvestre, sus selvas albergan más de 1500 especies de mamíferos, más de 500 especies de aves, más de 300 de peces y una gran variedad de animales acuáticos vertebrados e invertebrados. Sólo en el Parque Nacional Iguazú se registran aproximadamente 250 especies de árboles y 85 variedades de fascinantes orquídeas.

La citada Fundación puntualiza que “actualmente sólo se conserva el 7,8% de los 47.000.000 hectáreas de selva que había originalmente y en un paisaje muy fragmentado”.

Esta pérdida y degradación se debe a la expansión sin control de la frontera agropecuaria, a la sobreexplotación del bosque, al desarrollo de infraestructura, represas y rutas, y a la caza ilegal de fauna silvestre.

Misiones, según Vida Silvestre, posee el mayor bloque de selva continua que aún permanece en pie, ocupando cerca del 50% de la superficie de la provincia. Allí 1.128.343 hectáreas de monte conforman lo que se conoce como el Corredor Verde.

Ley de Bosques

La Fundación Vida Silvestre puntualizó algunos de los alcances de la Ley de Presupuestos Mínimos y reclama apertura para debatir el ordenamiento.

“No vulnera la autonomía provincial. Establece que en el plazo máximo de un año las provincias deberán realizar el ordenamiento territorial de sus bosques nativos. Este proceso debe ser participativo y respetando los criterios técnicos establecidos en la Ley”, pide la Fundación. Recuerda que ninguna provincia podrá autorizar nuevos desmontes hasta tanto no haya realizado el ordenamiento territorial de sus bosques. El ordenamiento clasificará los bosques en tres categorías (I, II y III) de las cuales sólo los de categoría III podrán ser transformados a otros usos luego de superar una evaluación de impacto ambiental. Se establece el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos, con el objeto de retribuir a los que conservan los bosques nativos por los servicios ambientales que brindan. Obliga a reconocer y respetar los derechos de comunidades indígenas y campesinas.

Nación enviará las partidas

BUENOS AIRES. El Gobierno nacional enviará una partida de fondos “provisoria” a las administraciones provinciales en los próximos días para que sea implementada la ley de Bosques, adelantaron fuentes de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

La erogación especial será girada para reemplazar al Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos, que creó la norma con el fin de compensar a los productores que eviten los desmontes indiscriminados. La partida de fondos “provisoria”, cuya cantidad no fue precisada, es necesaria para implementar la ley sancionada en 2007 porque la norma de Presupuesto 2009 no prevé recursos con ese fin. ElGobierno nacional procurará que los recursos previstos para la creación del Fondo sean incluidos en el proyecto de Presupuesto del 2010.

El artículo 31 de la Ley de Bosques, establece que el Fondo debe surgir de partidas presupuestarias anuales “que no podrán ser inferiores al 0,3 por ciento del Presupuesto nacional”.

Dispone también que esté compuesto por “el 2 por ciento del total de las retenciones a las exportaciones de productos primarios y secundarios provenientes de la agricultura, ganadería y sector forestal, correspondientes al año anterior del ejercicio en consideración”.

Comentá la nota