Reclaman los docentes un aumento del 20%

Reclaman los docentes un aumento del 20%
Los gremios unifican su estrategia frente a las próximas paritarias
El Frente Gremial Docente, que reúne a las cinco entidades sindicales de la provincia de Buenos Aires, definirá en las próximas horas una "estrategia común" que, según pudo saber LA NACION, derivará en un pedido de aumento salarial de entre 20 y 25% para las próximas negociaciones paritarias, que deberían iniciarse "en lo inmediato", con el director general de Educación provincial, Mario Oporto.

Así, menos de un mes antes del comienzo de clases, el fantasma del paro comienza a rondar las aulas bonaerenses. El año último, a raíz de los paros docentes, se perdieron siete días de clases y no se alcanzó a dictar el mínimo de 180 jornadas.

La falta de una convocatoria oficial motivó "la total preocupación" del Sindicato Unificado de Educación de la provincia de Buenos Aires (Suteba), de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) y las seccionales bonaerenses de la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET), el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop) y la Unión Docentes Argentinos (UDA).

La primera de las organizaciones que discutirán paritarias con el gobierno de Daniel Scioli será Suteba, que conduce el dirigente Roberto Baradel, quien expresó su deseo de que "se solucione el tema salarial antes del comienzo de clases, el 2 de marzo", aunque le tiró la pelota al gobierno provincial: "Garantizar ese compromiso será responsabilidad de las autoridades educativas".

Suteba iniciará las negociaciones paritarias desde un salario mínimo de 1450 pesos, cifra a la que se llegó el 30 de septiembre último, después de no pocos obstáculos, con protestas y una huelga de 48 horas de los sindicalistas. "El incremento conseguido en la última paritaria fue del 13%, ya que se pasó de 1290 pesos al mínimo actual", dijo Baradel a LA NACION.

El año último, las negociaciones se prolongaron por diferencias respecto del deseo del gobierno provincial de que se unificaran las cajas de jubilaciones del Instituto de Previsión Social (IPS), que agrupa a todos los empleados de la administración pública y que da superávit, con otras cajas deficitarias, según la queja sindical.

El otro motivo de la demora fue que desde el Ministerio de Economía bonaerense se intentó modificar el importe que habían preacordado los gremios con las autoridades educativas. Ello motivó un paro del Suteba y finalmente, con la intervención de Oporto, la cifra se corrigió.

Responsabilidad oficial

Baradel mencionó "voluntad de diálogo", pero al mismo tiempo "firmeza en la discusión", cuando detalló a LA NACION cómo será su actitud respecto de las negociaciones paritarias.

Manifestó que el aumento que pedirán los docentes se basará en "la inflación real y no en los datos mentirosos del Indec". Y advirtió que la negociación puede llegar a ser "compleja", pero no tanto por una supuesta traba del gobierno provincial ("aunque querrán ningunear las cifras", refirmó), sino por la voluntad que ponga el gobierno nacional en la solución del problema.

"Que Buenos Aires no integre el Fondo de Compensación Salarial no es excusa para no otorgar el aumento requerido -dijo-, pero debido a que la inversión de la provincia por alumno ($ 2761) está por debajo de la media del país ($ 2944) será necesario contar con el aporte nacional. Evitar alguna mezquindad no dependerá del gremio", se adelantó Baradel.

El reclamo de los docentes bonaerenses coincidirá con las exigencias de los gremios porteños, que también pedirán un aumento del 25%, anticipó a LA NACION Eduardo López, secretario adjunto de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE-Ctera).

Comentá la nota