Reclaman la demolición de una obra en la zona de Playa Grande

Concretamente, la obra se encuentra ubicada en Irigoyen 2260, donde hasta hace algunos años existía una losa abandonada, cuya edificación fue retomada adquiriendo una fisonomía completamente diferente a la que figura en los planos
La comisión de Obras del Concejo Deliberante escuchó ayer a las defensoras del Pueblo Beatriz Arza y Mónica Felices, quienes describieron cuáles fueron las múltiples actuaciones realizadas por el organismo ante las denuncias efectuadas por vecinos de Playa Grande en relación a la construcción de un edificio en la zona de Bernardo de Irigoyen y Alberti. Concretamente, la obra se encuentra ubicada en Irigoyen 2260, donde hasta hace algunos años existía una losa abandonada, cuya edificación fue retomada adquiriendo una fisonomía completamente diferente a la que figura en los planos aprobados hace casi 30 años.

Arza y Felices señalaron que tiempo atrás recibieron a los vecinos de la zona quienes les plantearon su inquietud por la envergadura de la obra, que ya posee 6 pisos de altura, en contra de las disposiciones municipales que indican que en ese sector de la ciudad no puede haber edificaciones que superen los 7 metros.

Las defensoras explicaron que tras comprobar los dichos de los vecinos, iniciaron una demanda ante la Justicia a la vez que recurrieron en reiteradas ocasiones a distintos organismos de la Municipalidad para reclamar su intervención.

Las funcionarias reconocieron que tanto la Secretaría de Obras como la Justicia de Faltas aceptaron que la obra se estaba llevando adelante de manera irregular, por lo que en reiteradas ocasiones se dispuso su clausura. No obstante la construcción siguió su curso.

Días atrás los vecinos presentaron una nota ante el presidente de la comisión de Obras del Concejo, Carlos Katz, en la que hicieron una detallada descripción de las reiteradas ordenes de la justicia de faltas para que se le pusiera fin a la obra, sin lograr que se detuviera su construcción. Según los vecinos la edificación se está llevando adelante sin "planos aprobados" ya que los únicos existentes fueron elaborados en el año 1981 y no tienen nada que ver con el edificio que está siendo levantado en la actualidad. Además precisaron que la zona está catalogada como "de uso residencial exclusivo de baja densidad, admitiéndose hasta dos viviendas por predio" y una altura máxima de 7 metros.

Según indicaron ayer las defensoras ante los concejales, es más que evidente que la edificación existente en la actualidad en Yrigoyen al 2200 no cumple con esta disposición. Arza y Felices comentaron que este no es el único caso en el que la misma constructora emprende y avanza con obras que no cumplen con las disposiciones municipales, considerando que se trata de una modalidad mediante la que se buscaría regularizar la situación de las edificaciones una vez que están concluidas. Pero en este caso, los vecinos de Playa Grande se opusieron desde un comienzo a admitir la finalización de la obra. La semana que viene serán recibidos por los concejales, para plantear personalmente cuál es su postura al respecto, reclamando la demolición completa del edificio

Comentá la nota