Reclaman ley de coparticipación y cuestionan al oficialismo

El titular del partido Compromiso Riojano y candidato a diputado por Capital, Carlos Chacón, reclama la sanción de una ley de coparticipación municipal y acusa al oficialismo de pretender ‘tener de rehenes a intendentes hasta la próxima elección a gobernador’.
Mientras la Constitución provincial es clara por cuanto reconoce a los Municipios su autonomía económica y financiera, y por eso ordena a la Legislatura provincial sancionar el régimen de coparticipación municipal; sorprenden las recientes declaraciones del ministro Délfor Brizuela al decir que "aún no es el momento para debatir la ley de Coparticipación Municipal, porque no están las condiciones necesarias"; al tiempo que proponen generar otros instrumentos legislativos.

Es decir que la propuesta de esta lista significa para los vecinos de todas las intendencias provinciales y especialmente para los de esta ciudad capital y su intendente, seguir sumidos en la dependencia y el humor del gobernador para lograr arrancarle una migajas que apenas alcanza para sostener los servicios esenciales.

Miente descaradamente el ex padre Pocho cuando dice que aún no es el momento, porque la provincia cerró financieramente el año 2008 con recaudaciones importantes provenientes de la coparticipación nacional, de los recursos extracoparticipables, así como de los provenientes de la recaudación provincial que alcanzó niveles récords en algunos impuestos, como en los ingresos brutos.

Si no es este el momento para sancionar la tan esperada ley, cuándo será. ¿O es que acaso el gobierno está pensando en tener de rehenes a los intendentes y la gente de su municipio hasta la próxima elección a gobernador? ¿Cuál es el motivo por el que la lista colectora oficial más auténticamente bederista niega la necesidad de sancionar la ley de coparticipación municipal?

La ciudad de La Rioja debe decir basta al gatopardismo oculto en las listas oficiales. Todo seguirá igual si no llegan a la Legislatura voces independientes que den debate, que no le deban su cargo al gobernador y que representen los intereses de nuestra gente y de nadie más.

Cuando era cura, el padre Pocho hablaba en nombre de Dios. Hoy lo hace en nombre de Beder.

Comentá la nota