Reclaman achicar gastos superfluos en Río Negro

El legislador Bardeggia dijo que en cinco meses la provincia gastó 25 millones en partidas que se pueden reducir
Meses atrás, el gobernador Miguel Saiz anunció públicamente que se reducirían los gastos superfluos de la administración provincial producto de la crisis global que repercute en las finanzas rionegrinas. Ahora, el legislador del bloque Foro Rionegrino, Luis Bardeggia, comparó las ejecuciones presupuestarias y determinó que en cinco meses, el Ejecutivo provincial gastó 25 millones de pesos en las partidas correspondientes a contratos especiales, pasajes, viáticos, propaganda y publicidad, estudios e investigación.

Calculó Bardeggia, mediante una simple proyección, que en el año se terminarán gastando 60 millones, si el gobierno no cumple aquel compromiso de ajustar en esos conceptos menos relevantes para el cumplimiento de las responsabilidades del Estado.

"Frente a un escenario de contracción generalizada de la actividad económica, con repercusiones directas en el aparato productivo provincial y, consecuentemente, en el nivel de empleo e ingresos de personas y empresas, el Gobierno provincial, propuso como única salida, una reducción presupuestaria y un paquete de medidas de austeridad", recordó Bardeggia.

Agregó que "es incomprensible la asignación de recursos del presupuesto provincial en gastos prescindibles y superfluos. De lo que se deduce que no existen prioridades y objetivos de gobierno".

Informó que en las mencionadas partidas, en los primeros cinco meses del año, se gastaron 25 millones de pesos. "El promedio mensual de gasto en las cinco partidas mencionadas es de 5 millones. Si lo proyectamos para todo el 2009, la provincia gastará $60.000.000. Un verdadero disparate", enfatizó el legislador del Foro Rionegrino.

"¿Y el sector productivo representado entre otros, por cientos de pequeños productores de todas las regiones de la provincia? ¿Y las acciones necesarias para evitar la pérdida de empleo e ingresos de cientos de hogares?", se preguntó Bardeggia.

Luego agregó que esos "son interrogantes que no encuentran respuestas ni están comprendidos en las políticas públicas provinciales. La reducción presupuestaria y las medidas de austeridad dispuestas por el Gobierno provincial no son más que anuncios que no alteran el gasto improductivo del Estado", sostuvo.

Opinó además que "la asignación de gastos y la ejecución del presupuesto deben reflejar las prioridades de políticas públicas".

Comentá la nota