“Reclamamos presupuesto y delegado para Batán”

Por Luis Rech y Daniel Nuñez, UCR Mar del Plata

Calles en mal estado, algunas directamente intransitables, iluminación escasa y/o inexistente, falta de limpieza, pastos altos, insuficiencia de tractores y maquinaria vial para atender las necesidades de mantenimiento, son sólo algunos de los aspectos que hoy en día caracterizan a la Delegación Municipal de Batán en lo que al área de servicios respecta.

Por otra parte, las tareas administrativas se han visto disminuídas y hay diversidad de trámites que ya no se pueden realizar en la misma, generando pérdida de tiempo y dinero a los contribuyentes. En fin, una sumatoria de carencias que reconoce en una escuálida asignación presupuestaria quizás el motivo principal del problema pero no el único. La escasez de personal tanto administrativo como de servicios agrava el panorama.

En suma, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que más allá de la buena voluntad del personal de la Delegación Batán, la misma está lejos de satisfacer las necesidades más elementales de una jurisdicción tan extensa como poblada. Esto sólo bastaría para dibujar un panorama preocupante si no fuera que además carece la dependencia del funcionario político natural que dirija la misma.

Aunque cueste creerlo, en más de diez meses de gestión el ejecutivo municipal no ha arbitrado los medios para convocar la consulta popular que permita a los batanenses elegir a su delegado, figura política imprescindible para llevar adelante la gestión que excede al personal de planta o a algún funcionario político obligado a cargar sobre sus espaldas más de una responsabilidad. La comunidad de Batán merece y necesita un delegado elegido por su pueblo que sea sólo eso y nada menos que eso: Delegado de Batán

La Unión Cívica Radical considera entonces que de manera inmediata el Ejecutivo Municipal debe darse a la tarea de devolverle operatividad a la Delegación, como asimismo fijar un cronograma preciso que desemboque en el más breve plazo posible en la elección del delegado. La calidad de vida de miles de vecinos nuestros lo exigen.

Comentá la nota