La ONU reclama más cascos azules luego del devastador terremoto

La ONU reclama más cascos azules luego del devastador terremoto
Tras la catástrofe, el líder de Naciones Unidas solicitó una ampliación temporal de policías y militares. Ante el caos y la violencia que reina en el país caribeño, la ayuda internacional llega a cuenta gotas
El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, pidió reforzar en al menos 1500 el número de efectivos de la Misión de la Paz que tiene en Haití, a fin de garantizar la asistencia humanitaria a los miles de afectados que dejó el devastador terremoto, informó el diario El País.

Según el matutino español, el número de agentes policiales que le solicitó al departamento de Operaciones de Paz representa una suba del 67 por ciento en base al total de efectivos que actualmente custodian las calles de la arruinada Puerto Príncipe.

Según el secretario de la ONU, los dos principales desafíos en Haití son descongestionar la circulación de la ayuda humanitaria para que sea distribuida rápido y coordinar el masivo operativo de asistencia.

La ONU también reclama a las naciones de todo el mundo que envíen al menos 2000 militares más, en principio, por un lapso de seis meses. "No es que nos falten soldados. Se trata más bien de tapar huecos", indicó una fuente diplomática al diario El País.

Naciones Unidas está urgida para que la ayuda humanitaria "llegue cuanto antes". Ocurre que la violencia aumenta minuto a minuto en Haití ante la desesperación y el caos que reinan entre los sobrevivientes del fuerte terremoto que el martes pasado provocó miles de muertos y dejó al país en ruinas.

En las últimas horas, la prensa internacional denunció que entre los fallecidos del sismo se encontraron cuerpos con "disparos en la nuca". Es que muchos de los sobrevivientes se armaron para combatir el creciente delito en busca de alimento y agua.

Así, los incidentes de violencia en Haití han complicado el accionar de los trabajadores que brindan asistencia humanitaria a los damnificados por el terremoto, advirtieron funcionarios norteamericanos que encabezan los operativos de ayuda en ese país.

Para distribuir la ayuda hace falta un clima de seguridad, afirmó el teniente general Ken Keen, del Comando Sur norteamericano. Aunque la situación callejera está mayormente en calma, agregó, " hay cada vez más incidentes de violencia".

Ante el reclamo de Naciones Unidas, el diario español adelanta que ya varios países aseguraron enviar sus efectivos. Y cita como ejemplo a República Dominicana que enviará unos 800 soldados. También afirma que los EEUU están elaborando una resolución para autorizar este martes el aumento de sus tropas militares.

Pero no sólo se necesitan hombres para garantizar el suministro de la ayuda. La ONU también remarcó que están necesitando unos 562 millones de dólares para ayudar a las víctimas. La mitad de esos fondos se destinarían a comprar alimentos.

Comentá la nota