Un recinto vapuleado

Hace poco más de 14 años -el 20 de julio de 1995- el Concejo Deliberante sufrió una violenta toma que, salvo los protagonistas y los motivos invocados por los manifestantes, tiene visos de similitud con la del martes pasado.

La crónica publicada por LA CAPITAL tras aquel episodio señala: "Alrededor de doscientos estudiantes secundarios, y en medio de ellos una docena de activistas de entre 20 y 25 años, provocaron serios destrozos en el recinto del Concejo Deliberante, robaron banderas argentinas y, a los gritos y arrojando algunos objetos, obligaron a levantar la sesión del cuerpo en la mañana de ayer".

"Reclamaban por la continuidad del boleto estudiantil, tema que en realidad no estaba en tratamiento y que por lo demás, como les explicaron una y otra vez en medio del desorden, "sigue vigente", "no está en discusión". Pero todo fue inútil, los chicos no estuvieron dispuestos a escuchar y siguieron con lo suyo".

La crónica también reseña el saldo de aquella toma:

- Rotura o robo de siete micrófonos de las bancas de concejales.

- Roturas y rayaduras en bancas y puertas.

- Rayadura y astillado del grueso vidrio que protege la mesa ubicada en medio del recinto.

- Destrucción de siete bancos situados en el sector del público.

- Destrucción de parlantes y daños en el reloj ubicado a espaldas de la banca del presidente.

- Daños en los grandes maceteros ubicados en el balcón.

- Robo de dos banderas argentinas.

Comentá la nota