Recién en septiembre se pagará sin tickets

El titular de Hacienda aclaró ayer que los empleados estatales cobrarán por última vez los tickets con el sueldo de agosto. Molina dijo que "la Provincia dejará de pagar los vales alimentarios que forman parte del salario de los empleados estatales, en virtud de la legislación nacional, hasta el 31 de agosto".
El ministro de Hacienda Aldo Molina dijo que "la Provincia venía pagando, junto con las retribuciones en efectivo, vales alimentarios con tickets. Eso no va a suceder más a partir de los sueldos de septiembre. Es decir a partir del 1 de septiembre la Provincia no va a tener el marco legal que le posibilita la entrega de los tickets con lo cual, para ser preciso, con los sueldos de agosto los empleados van a recibir tickets, con los sueldos de septiembre ya no".

El funcionario salió a aclarar la versión que indicaba que desde agosto los empleados cobrarían todos sus haberes en efectivo, "cuando en realidad los sueldos que no contendrán vales alimentarios serán los de septiembre".

Molina dijo que esto es así porque el marco legal está posibilitando usar los vales hasta el 31 de agosto, "por eso con los sueldos de agosto sí vamos a pagar tickets, pero con los de septiembre ya no".

Respecto de la manera en que se reemplazarán los vales alimentarios, Molina dijo que "se pagará la misma suma en efectivo" y que los empleados lo van a recibir sin ninguna mengua, "porque si un empleado recibía una cifra de 100 pesos por tickets, va a recibir 100 pesos no sólo liquidado en el recibo de sueldo, sino 100 pesos en el bolsillo en efectivo".

"Esto implica un aumento en las cargas patronales a cargo del Estado, porque la modificación que oportunamente se estableció en la Ley de Contrato de Trabajo, que nos propicia el marco legal para emitir los vales alimentarios, establece que los empleados no deben sufrir ninguna mengua en su poder adquisitivo, y esto se verifica en la realidad si nosotros entregamos efectivo por la misma cantidad que recibían en tickets".

De todos modos, también aclaró que respecto de los aportes y contribuciones de esos valores de tickets que pasan a efectivo, "vamos a considerar las deducciones legales del Sistema de Seguridad Social, Jubilación, Obra Social y Caja Mutual, pero no las voluntarias como la afiliación algún gremio o a mutuales".

El funcionario dijo además que esto ya sucedió con anterioridad, porque se hizo con una suma de 50 por ciento de los tickets, "de modo que los empleados públicos ya conocen la operatoria y saben que no sufrieron ninguna mengua".

Por el cambio que ocurrirá en los sueldos de los estatales, la erogación de dinero del Estado será "importante", dijo. "Porque el importe que estábamos adquiriendo en tickets era de 3 millones de pesos mensuales. Ahora vamos a tener que seguir sufragando los 3 millones de pesos mensuales y agregarle las cargas patronales que son un poco más de un 25 por ciento".

La recaudación

En otro orden de cosas, el ministro de Hacienda reconoció una caída en el nivel de ingresos de la Provincia en materia de coparticipación federal de impuestos y en ese sentido dijo: "San Juan no escapa a la generalidad de las provincias argentinas. La coparticipación es el principal ingreso que tenemos y es verdad que estamos recibiendo cifras inferiores a las que se había previsto en aproximadamente un 10 por ciento en términos generales".

Esta disminución de ingreso económico genera una reducción de los recursos para distribuir. Pero además, Molina apuntó que "como el conjunto de las provincias argentinas, en 2008 y en marzo de 2009, se otorgó un aumento salarial, lo que supone un incremento del gasto. Si analizamos que disminuyen los ingresos y que hay un aumento del gasto, esto supone que el Estado va a tener que comportarse muy austeramente para poder concluir el ejercicio fiscal sin déficit".

Molina explicó que se trata de una dura realidad, ya que "si no nos manejamos con extrema austeridad y llegáramos a tener déficit, habida cuenta la situación del país, es muy probable que tengamos dificultades financieras, porque el problema tanto del país como de las provincias es que no se puede acudir a los mercados financieros para obtener préstamos, ya que la Argentina tiene vedado el acceso a los mercados formales de crédito".

Por eso el ministro de Hacienda sostuvo que "el expediente al que debe recurrir la Provincia es ajustar, poner orden y ser muy austero con su presupuesto de gasto. Hacer todos los esfuerzos que sean necesarios en relación con los ingresos de jurisdicción provincial, de manera tal de poder conducir su presupuesto por los carriles normales y no incurrir en falta de pago".

Destacó que "hasta el presente la Provincia, que tiene constituido un fondo anticíclico para un caso extremo, no ha tenido problemas porque ha estado disponiendo de ahorro de situaciones transitorias de liquidez y las ha estado liquidando para que el grueso de las actividades del Estado no tengan mengua en el desarrollo de su ritmo".

Para el futuro, anticipó, "todo aparenta que la reducción de los ingresos provinciales será una constante".

Y reconoció que "esto era algo que se insinuaba y está claramente puesto de manifiesto ya, porque ha transcurrido un semestre del año y se puede configurar que el Estado provincial va a recibir un 10 por ciento menos de lo que estaba presupuestado".

"Por lo tanto -añadió Molina- lo que corresponde es que nos comportemos con el presupuesto de gasto de manera sincrónica, que seamos muy prudentes, que no incurramos en obligaciones que no teníamos previstas y seamos consistentes en eliminar toda aquella erogación o gasto que no sea necesariamente imprescindible y no esté vinculada con los planes de acción que el Gobierno tenía previsto". VM.MP.

Comentá la nota