Recién se explorarán a fin de año las áreas petroleras adjudicadas en 2008

Recién se explorarán a fin de año las áreas petroleras adjudicadas en 2008
Son las 12 que Jaque concesionó hace 15 meses. La mayoría todavía espera la evaluación de impacto ambiental.
Empresas y Gobierno lo justifican en el hecho de que el proceso para avanzar en las perforaciones exploratorias de las áreas petroleras requiere distintos estudios y trámites y lleva tiempo.

Lo cierto es que 12 de ellas, las revertidas que Jaque adjudicó en mayo de 2008 por un monto prometido de más de u$s 300 millones, todavía no llegan a una instancia concreta: la mayoría de ellas espera la evaluación de impacto ambiental que habilite los trabajos de perforación.

Aún así, en el Ejecutivo prevén que al menos una de las petroleras concesionarias empiece con las perforaciones, pero recién a fin de año.

Los funcionarios del Ministerio de Infraestructura eludieron revelar el nombre, pero aseveraron que el compromiso es sobre un yacimiento de la zona de Malargüe. Allí están El Coirón I y II (u$s 11,7 millones) y Chachahuen (u$s 126,7 millones), ambas adjudicadas a Ketsal (Vila-Manzano), además de Payún Oeste, ganada por YPF, a cambio de u$s 9,8 millones. El resto espera el visto bueno de la Dirección de Protección Ambiental.

Para el poder concedente la fecha de referencia no es mayo sino diciembre, con la entrega efectiva de las áreas licitadas. Pero hasta fines de marzo varios concesionarios adeudaban requisitos como certificados de libre deuda fiscales, e incluso los contratos de constitución en el caso de las UTE.

Para el director de Petróleo, Daniel Cibeira, "por tratarse de áreas que ya estuvieron concesionadas y volvieron a la Provincia, varias empresas están estudiando la información histórica que registran". Para el funcionario, "significa avanzar en la etapa de exploración aunque sin llegar puntualmente a las perforaciones".

Lo concreto es que por ahora 11 de las 12 áreas están a la espera de la declaración de impacto, con lo que hasta la audiencia pública obligatoria, transcurrirían hasta 3 meses. Un paso que no será fácil en ciertas zonas sensibles por su valor natural, como Ñacunán, una de las 7 ganadas por Ketsal.

En un plazo menor podría avanzar, según Ricardo Debandi, director de Protección Ambiental, Los Tordillos Oeste (entre La Paz y San Rafael), donde la alianza que lidera YPF solicitó autorización para efectuar una sísmica 3D; esto es, una técnica de prospección más simple que no requiere discusión pública, aunque sí esperar un dictamen aprobatorio de la UNC.

Los 4 años que el Gobierno contempla como plazo de exploración, contempla un informe oficial, de la UNC e Irrigación, y el aporte del 2% para el Fondo de Infraestructura Escolar, cuyo pago no se confirmó.

Al que madruga...

Así las cosas, la sociedad Vila-Manzano "madrugó" al resto, al presentar el 21 de abril su declaración por Chachahuén, sin dudas el "área estrella": concentra el 40% del nivel de la inversión total comprometida, lo que habla de su potencial.

De hecho, el directivo Nicolás Mallo Huergo anticipó los planes. "Pasada la audiencia pública, para el resto del 2009 está previsto hacer un work-over (apertura de pozos preexistentes), y así seguir con las primeras perforaciones en diciembre y hasta junio de 2010 para la mayoría de las áreas ganadas. La primera seguramente será Chachahuén", admitió.

El 8 de mayo, según registros oficiales, ingresó la declaración de impacto de Petrobras por Río Atuel, que está en el segundo lote de mayores ofertas (u$s 30 millones) junto a Río Diamante, concedida al petrolero patagónico Cristóbal López, y Pampa del Sebo, otra del paquete obtenido por Vila y sus socios.

El mismo día se presentó Los Tordillos. En tanto, el 24 de junio Ketsal hizo lo propio con sus otras 6 áreas: Ñacuñán, Malargüe, El Coirón 1 y 2, Zampal Norte y Pampa del Sebo, otra de las sensibles por su cercanía a zonas cultivadas como Ugarteche, Perdriel y Agrelo.

Más rezagadas están Payún Oeste, de YPF, desde donde se aseguró que "todo está bajo análisis", y San Rafael. Esta última remite al antecedente de Río Atuel, de la que Ketsal desistió tras haberla ganado, y obligó a re-licitarla.

En tanto, recién a fines de julio Oil M&S, de López, firmó el contrato en el que promete volcar u$s 66 millones para explorar Río Diamante. Cualquiera sea la situación, el Ejecutivo prevé cómo acelerar los pasos que restan. Según Debandi, "llegado el caso, se puede hacer coincidir en una audiencia pública a las áreas cercanas y con grado de avance similar".

Comentá la nota