Rechazos al escrache que sufrió Rossi

El presidente del bloque K de Diputados fue agredido con insultos y huevazos la noche del viernes en Santa Fe.
Luego de las agresiones que recibió el presidente del bloque oficialista de la Cámara de Diputados de la Nación, Agustín Rossi, por parte de un grupo de productores agropecuarios, desde diferentes fuerzas de la oposición salieron a repudiar dichos hechos de violencia.

Los candidatos a diputados por el Acuerdo Cívico y Social Ricardo Alfonsín y Ricardo Gil Lavedra, y por Unión Pro Francisco De Narváez, y el legislador macrista Esteban Bullrich, calificaron al los incidentes como "lamentable" y fruto de la "intolerancia".

El viernes por la noche, el legislador por Santa Fé -que buscará su reelección en el próximo 28 de Junio- fue atacado con huevazos, insultos y agresiones contra su vehículo por uno 15 ruralistas procedentes de Malabrigo, cuando se retiraba de un acto de campaña frente a la sede de la Asociación Para el Desarrollo Productivo, en la ciudad de Reconquista.

El 2 de febrero pasado, Rossi y su hermano habían sido víctimas de un escrache durante una visita a Laguna Paiva. "En la agresión anterior recibí muchos llamados de repudio que me gratifican pero yo quiero transmitir una invitación a reflexionar a los que justifican reacciones de este tipo, a los que tienen responsabilidades institucionales", señaló el legislador.

Esta vez también tuvo a su favor las posturas y opiniones de quienes serán sus contrincantes en las comicios legislativos. "Nadie está de acuerdo con este tipo de violencia en la Argentina; la política es para debatir ideas y confrontar proyectos", señaló De Narváez. Asimismo, Alfonsín aseguró que los atacantes "regresan de la tumba, y el Gobierno ha hecho bastante para eso, cuestiones como la intolerancia, la confrontación y la división entre los argentinos". "Así no vamos a solucionar ninguno de los problemas, sino a complicar aún más las cosas", acotó.

Por su parte, Bullrich también condenó el escrache a Rossi y aseguró que ese tipo de acciones "no colabora para abrir el diálogo".

El radical Gil Lavedra, en tanto, advirtió que "la democracia no es violencia". "La disconformidad o no con algunas políticas y personas se tiene que realizar dentro de la tolerancia", afirmó el candidato a diputado por la Ciudad y enfatizó "la protesta no se puede ejercer con violencia. La democracia no es violencia".

Luego de los inconvenientes, el funcionario agredido, en declaraciones radiales calificó de "agresiones cobardes por pensar distinto". "Lamento lo ocurrido profundamente y los que tenemos un poco de historia y conciencia política, sabemos que la violencia es una puerta que se abre con facilidad y que después cuesta mucho cerrarla. La provincia es absolutamente de todos, yo tengo tanto derecho como cualquier santafesino a caminar por Santa Fe y lo único que he hecho es pensar distinto", sentenció Rossi.

Comentá la nota