Rechazo del sector empresario a la suba del inmobiliario urbano

El Cecis considera que el revalúo es inentendible y la CGT pidió que salgan a cobrar a los morosos con capacidad de pago. Ferreyra lo calificó de ilegal. En cambio, la Rural defendió la zonificación.
El sector empresario considera que el aumento de la tasa inmobiliaria es inentendible. Javier Damiano, presidente del Cecis, dijo ayer a PUNTAL que “no hace mucho, el secretario (Marcelo) Terzo sostenía que las cuentas municipales estaban en orden, pero ahora aumenta de esta forma y sigue sin reconocer que las cosas están mal”.

“Creemos que debe haber un estricto control del gasto, no sólo en situaciones difíciles, sino de manera constante. Pero no se hizo y ahora la Municipalidad sale a decir que va a haber ajustes”, sostuvo Damiano y agregó: “Estamos convencidos de que estos aumentos son por el endeudamiento de la gestión anterior, nosotros hemos pedido una audiencia con el intendente para ver si nos puede clarificar la cuestión”.

Por su parte, Ernesto Ferreyra, ex secretario de Economía, criticó fuertemente el revalúo inmobiliario, al señalar que “es excesivo, regresivo e ilegal”.

“Excesivo, porque creo que los porcentajes de aumento no se condicen con la situación económica. Debería haber sido algo más gradual, teniendo en cuenta que sí estaba retrasado”, dijo. Y continuó: “Regresivo, porque los mínimos son altos, se ha levantado mucho el piso. Así pagan más los que menos tienen. Además, le pusieron máximos. Cuando la base imponible salta, llega un punto en que se plancha y terminan pagando los de mayor base lo mismo que los de menor base”.

Ferreyra completó la explicación diciendo: “Es ilegal -este es el mayor problema- porque aquí no hubo revalúo. Según el Código Tributario (artículo 151), se da mayor valor a la propiedad por razones técnicas -por múltiples factores- y esto hace años que no se hace. Ahora en realidad lo que se ha aplicado es un ajuste por coeficientes (artículo 152). Significa que los valores se pueden ajustar por otras razones que no sean físicas, por ejemplo, por inflación”.

“Esto debe hacerse mediante coeficientes técnicos y estadísticas. Pero acá lo que en realidad se hizo es plantear que todos los inmuebles de Río Cuarto, en lo que respecta a terrenos, tienen un valor de 100 pesos por metro cuadrado en toda la ciudad. Por lo tanto no hay ninguna técnica, se hizo a contrapelo de lo que dice el código. Fue arbitrario”, concluyó.

Otra razón por la cual el ex secretario de Economía considera ilegal el aumento es que, según el Código Tributario, la contribución que se devenga el primero de enero debe ser del 100% del impuesto y se puede pagar en 12 cuotas iguales, mensuales y consecutivas. Pero la Municipalidad ha incluido en el cedulón anual el 80% del impuesto total, porque recién en mayo se agregará el 20% restante.

“Para el pago en cuotas, sólo las primeras 4 son del 80% y el resto serán del 100%, por lo tanto esto también es regresivo, porque quienes opten por el financiamiento mensual, terminarán pagando más. Por eso no se puede subir una vez que se ha devengado un impuesto. Estaría mal liquidado porque está faltando el 20%”, señaló.

Tanto para el Cecis como para la CGT local, el aumento inmobiliario municipal fue sorpresivo. Damiano dijo que no entienden al secretario Terzo: “En su momento, cuando el funcionario se reunió con nosotros, nos dijo que el aumento sería del 50 ó 60% en la mayoría de los inmuebles. Y entonces nos había parecido razonable. Pero ahora aparecen estos aumentos de 400, 500 y 600% que están muy por encima de aquéllos. Además, tampoco supimos del 20% de aumento a partir de mayo, eso lo conocimos a través de los medios”, se quejó.

En igual sentido, el titular de la CGT local, Armando Sagripanti, se mostró en desacuerdo con la suba impositiva. “Cuando nos vinieron a explicar el presupuesto, no nos dijeron que el tema impositivo iba a tener semejante impacto. Yo me pregunto por qué no se les cobra primero a los contribuyentes que teniendo capacidad de pago no pagan”, reclamó.

Y acotó: “No pueden cargar todo el peso impositivo en los bolsillos de los trabajadores que ganan 1.500 pesos. Siempre el hilo se corta por lo más delgado”.

En cambio, el presidente de la Sociedad Rural, Julio Echenique, defendió la zonificación propuesta en el esquema impositivo. “Estoy en un todo de acuerdo con la zonificación. Porque en función de ella los que viven en zonas periféricas no pagan y quienes residen en barrios residenciales abonan más”, comparó.

Y añadió: “Hace diez años que no se aumentan los impuestos, al tiempo que la coparticipación cae y hay falta de envío de fondos”

La calle también opina y la sensación térmica está subiendo respecto del “impuestazo”, que a priori ha caído como un baldazo de agua fría en los contribuyentes.

Quejas en un sector del Alberdi

Los habitantes de un sector del barrio Alberdi se quejaron por el aumento de casi el 200 por ciento en el impuesto inmobiliario municipal.

A pesar de que la mayoría de la superficie del Alberdi no fue recategorizada en el marco del nuevo cuadro tarifario, los vecinos de Azopardo al 600 aseguraron que “todavía no saben si van a pagar”. “El aumento es injusto porque de $17 mensuales se fue a $49”, dijo Alexis Bernades, quien vive en el barrio desde 1968 y agregó: “Nunca hubo una suba así”.

En tanto, Analía Pisula opinó que “no se justifica, porque no hubo mejoras”.

Comentá la nota