Rechazo opositor al filtro de votos en las internas

Piden eliminar o bajar el mínimo de votos -3%- que el PJ quiere fijar en una ley como requisito para poder participar luego en las elecciones generales.
Los referentes más importantes de la oposición cuestionaron el proyecto giojista de internas abiertas y simultáneas, en especial que se fije un nuevo requisito para intervenir en las elecciones generales. La idea oficial es incluir un artículo que diga que para poder competir por los cargos provinciales, un partido político debe lograr que a su interna vaya a votar al menos el 3 por ciento del padrón total. Sabiendo que la mayoría de las fuerzas políticas se verían en aprietos para pasar el filtro, el titular de Producción y Trabajo, Roberto Basualdo, su socio Mauricio Ibarra, el actuarista Rodolfo Colombo y el radical Salvador Mercado, entre otros, coincidieron en que el porcentaje se debe bajar o eliminar. Dos aliados al justicialismo, como el bloquismo y Desarrollo y Justicia, también opinaron que hay que reducirlo.

El proyecto oficial está todavía en revisión, porque se quiere adaptar a la reforma política que aprobó el kirchnerismo a nivel nacional. Lo presentó el año pasado en la Cámara de Diputados el ex legislador provincial Daniel Tomas -hoy diputado nacional- y crea un mecanismo de internas abiertas y simultáneas para que todos los partidos o frentes locales elijan a sus candidatos. El PJ baraja la posibilidad de fijar que los partidos deberán alcanzar en su interna o primaria un mínimo de votos equivalente al 3 por ciento del padrón total -son casi 13.200 sufragios-, como condición excluyente para jugar luego en los comicios generales. El argumento: que a las urnas vayan los que tienen una verdadera representación en la sociedad.

DIARIO DE CUYO habló con ocho dirigentes de la oposición y todos cuestionaron el requisito para ir a la elección general (Ver pagina 3). Colombo, el cruzadista Alfredo Avelín Nollens y Mary Garrido, del MST; aseguraron que el porcentaje mínimo se debería eliminar. Ibarra, el titular de Dignidad Ciudadana, Fernando Moya, y el chimbero José Camacho, del Movicom, hablaron de bajarlo. Mientras que Basualdo y Mercado se inclinaron por cualquiera de las dos alternativas.

Aunque varios se mostraron confiados en alcanzar la meta, lo cierto es que miran el panorama con preocupación. Y no es para menos, ya que los antecedentes demuestran que la mayoría de los partidos opositores no cuenta con el caudal de votos mínimo que podría exigir la iniciativa oficial y su representatividad está en duda. De los 15 que llevaron candidatos en las últimas elecciones provinciales, en 2007, nada más que el PJ y el basualdismo superaron la barrera del 3 por ciento. El resto, si no consigue cautivar más electores, corre serio riesgo de quedarse afuera de los comicios del año que viene, cuando se renuevan todos los cargos provinciales.

Los opositores esperan atentos un llamado de Gioja para plantearle las objeciones que tienen, pero poniendo el acento en el filtro de las internas. El gobernador ya dijo que los convocará antes de mandar el proyecto definitivo a Diputados para intentar consensuarlo y según fuentes calificadas, la serie de encuentros no será más allá de marzo. Si no tienen éxito, la opción de los que tiene menos representatividad es armar un frente, hacer una interna única entre todos los socios y así, reunir la cantidad de votos que necesitan.

Los que también hablaron de bajar el porcentaje de la polémica fueron el líder bloquista Leopoldo Alfredo Bravo y el desarrollista Jorge Abelín, dos de los socios que tiene el PJ en el Frente para la Victoria. Aunque el partido de la estrella ya ha dicho que en 2011 jugará con candidatos propios.

El punto en cuestión fue tomado por el giojismo de la reforma política nacional que se sancionó en 2009 en medio de una fuerte polémica. Cristina y su equipo establecieron en la redacción original un piso del 3 por ciento para calificar a la presidencial, pero por pedido de los partidos provinciales se terminó bajando al 1,5 por ciento.

Comentá la nota