Rechazó Brown elecciones anticipadas

Crecen las críticas y los reclamos de la oposición; anunciaron nuevas reglas para el Parlamento
LONDRES.- Mientras crecen los pedidos para que el gobierno británico llame a elecciones anticipadas a raíz del escándalo por los gastos excesivos de los parlamentarios, el primer ministro, Gordon Brown, rechazó ayer categóricamente esa demanda formulada, en especial, por el líder de la oposición, el conservador David Cameron.

Durante la sesión semanal de preguntas y respuestas que tiene el primer ministro en la Cámara de los Comunes, Brown insistió ayer en que los parlamentarios deben mostrar "humildad" y tomar responsabilidad por la reforma del sistema político, tras la polémica por los gastos y las dietas.

"Tenemos que reconocer, todos nosotros, que se han cometido errores de ambos lados de la Cámara [gobierno y oposición]. Tenemos que mostrar humildad y reconocer que tenemos la responsabilidad de resolver este problema", afirmó el primer ministro.

Para Cameron, sin embargo, las elecciones, que tienen que ser convocadas a más tardar en junio de 2010, son necesarias para acabar con la "parálisis" del gobierno laborista. "El Parlamento se ha paralizado por el escándalo de los gastos. Sólo con elecciones generales este país puede avanzar", sostuvo el líder conservador.

El jefe de los Liberales Demócratas, Nick Clegg, se sumó a las declaraciones de Cameron y también se pronunció en favor de adelantar las elecciones, ya que, según dijo, los electores "deben tener la oportunidad de echar a los parlamentarios que abusaron del sistema".

Pero no son sólo los políticos los que reclaman elecciones anticipadas. El periódico inglés The Sun lanzó esta semana una campaña para exigirle al primer ministro el adelantamiento de las elecciones. Y, según informó esta publicación, por lo menos 8000 votantes británicos se sumaron al petitorio.

The Sun también reveló que muchos legisladores laboristas, en privado, consideran que las elecciones son la única salida al problema, aunque temen expresar su opinión por temor a una derrota del laborismo.

Es escándalo por los gastos excesivos de los parlamentarios estalló tras una investigación publicada por el diario The Daily Telegraph, que reveló los insólitos pedidos de reembolsos de algunos legisladores, por ejemplo, por gastos en perfumes, comida para perros, servicios de limpieza y jardinería.

Las revelaciones provocaron gran indignación en la opinión pública británica y entre los propios parlamentarios, y llevaron a la renuncia anteayer del presidente de la Cámara de los Comunes, Michael Martin.

Al anunciar su dimisión, Martin presentó un paquete de medidas destinadas a limitar las compensaciones económicas de los legisladores. Esas reformas de emergencia, propuestas por el renunciante speaker , fueron acordadas por los líderes de los partidos políticos británicos, pero tendrán que ser debatidas en la Cámara baja antes de que puedan entrar en vigor.

Entre esas medidas, que tienen como objetivo evitar mayores abusos al sistema, se encuentran el establecimiento de un límite de 1250 libras esterlinas (2000 dólares) para cada diputado en pagos de alquiler e intereses de cuotas hipotecarias para segundas residencias, la prohibición de gastos de muebles, servicios de limpieza e impuestos inmobiliarios para segundas viviendas y la publicación trimestral de los gastos parlamentarios por Internet.

Además, los diputados deberán ser "completamente transparentes" con las autoridades impositivas sobre ganancias de propiedades y se establecerá un parámetro de reclamos "razonables" para dietas y expensas.

Sin embargo, Cameron consideró que cambiar las reglas "no es suficiente" e insistió en que es necesario adelantar las elecciones, porque "lo que la gente realmente quiere es poder tener la oportunidad de votar a los políticos para representarla en este Parlamento".

Según los últimos sondeos de opinión, el líder conservador obtendría una amplia mayoría parlamentaria para formar un gobierno tory , ya que a raíz del escándalo por las dietas parlamentarias el laborismo perdería las elecciones.

Comentá la nota