Rechazo al blanqueo de capitales sería punto de partida de pacto opositor

Justicialistas disidentes, cobistas, referentes de PRO y también radicales elevaron un "compromiso público" para rechazar el blanqueo de capitales que impulsa el Gobierno nacional, en una nueva movida anti "K", que marcó el inicio de futuras acciones conjuntas.
Si bien los actores son cautos, la jugada que originalmente lanzaron el bonaerense Felipe Solá, el ex ministro de Economía Roberto Lavagna y el ex gobernador de Córdoba José Manuel de la Sota sumó importantes adeptos en los últimos días.

El titular de la bancada radical en Diputados, Oscar Aguad, y el jefe del bloque que responde al vicepresidente Julio Cobos, Daniel Katz, se hicieron eco de la medida, luego de que el compromiso "No al blanqueo de capitales" estuviera en la calle.

"Es una forma de asumir una posición pública, porque se trata de un tema muy delicado, al que nos oponemos absolutamente", subrayó Aguad.

El legislador sostuvo que la propuesta de la Casa Rosada es un tema que amerita el acercamiento de la oposición y no descartó que esta inicial "posición pública" similar pueda "trascender" en el futuro y materializarse en nuevas acciones conjuntas.

El justicialismo disidente que ahora encabeza Solá nunca había realizado medidas junto a la UCR, aunque ahora que se alejó definitivamente del Frente para la Victoria parece no tener reparos partidarios.

Incluso, esta iniciativa deslizó la posibilidad de que los acuerdos opositores lleguen a ser cada vez más amplios y que ya no sólo se limiten a la Coalición Cívica, la UCR y el PRO, con lo que deja lugar para los sectores del PJ que se fueron del kirchnerismo.

"Pensamos distinto y tenemos convicciones diferentes. No interpretamos de la misma manera algunos de los hechos más relevantes de la historia reciente en materia política, económica, social e institucional", afirmó el texto al que se suscribieron los dirigentes.

A la vez, el compromiso que asumieron plantea "recurrir a todos los esfuerzos individuales y colectivos para garantizar que, de aprobarse las normas que está proponiendo el Gobierno nacional, quienes se acojan a los beneficios del blanqueo de capitales sean susceptibles -de por vida- de seguimiento administrativo, acción judicial y castigo legal".

"Ninguno de nosotros está buscando acuerdos políticos ni electorales con este compromiso público", aclararon.

Aunque, y aún ante esta aclaración, la Coalición Cívica que lidera Elisa Carrió se negó a participar de la solicitada -que buscaba aglutinar a los dirigentes denominados "presidenciables"-

por manifestar "disidencias morales" con algunos de los firmantes, lo que generó un fuerte rechazo de parte de Solá.

El bonaerense dijo que la jefa de la CC "boicotea la posibilidad de unificar criterios o de tener políticas de consenso básicas".

"La solicitada era para que la firmaran los presidenciables de la Argentina, entre ellos (Elisa) Carrió, (Mauricio) Macri, etcétera, pero la que puso condiciones y dijo no firmo si firma fulano, zutano o mengano fue ella (Carrió), aún después de elogiar mucho el texto de la solicitada contra el blanqueo de capitales", fustigó, en diálogo con Noticias Argentinas.

Del documento conjunto, también participaron de la iniciativa los diputados Julio Arriaga, Zulema Daher, Beatriz Halak, Cynthia Hotton, Federico Pinedo, Cipriana Rossi, Jorge Sarghini, Luis Lusquiños y Enrique Thomas.

Santiago Díaz Ortiz, Javier González Fraga, Roberto Mouillerón, Gerardo Otero, Abel Posse, Adolfo Rodríguez Saá y Carlos Zaffore completan la nómina de los suscriptos, aunque aún se recibían adhesiones.

Comentá la nota