El rechazo de las bases a los acuerdos dividió al ruralismo

En el interior, grupos de productores pidieron medidas concretas; duro choque entre Buzzi y De Angeli
El acuerdo parcial alcanzado anteayer entre el Gobierno y el campo encontró un duro rechazo en amplios sectores de la producción, hizo crujir la unidad del sector y provocó un intercambio de acusaciones entre los propios ruralistas. Aunque las diferencias internas alcanzaron a todas las entidades, fueron más graves en la Federación Agraria (FAA), donde el combativo dirigente entrerriano Alfredo De Angeli desconoció la negociación y recibió una contundente respuesta del líder nacional de esa entidad, Eduardo Buzzi: "Sus bravuconadas y actitudes, la verdad, me tienen las pelotas hinchadas", dijo.

La fuerte discusión entre esos dirigentes, que anoche intentaron bajarles el tono a las diferencias, fue sólo un reflejo del malestar entre los productores de base, que esperaban anuncios concretos en materia de retenciones y la apertura de exportaciones, entre otras cosas.

Las diferencias también tuvieron eco en la oposición al Gobierno. En el Congreso, la líder de la Coalición Cívica (CC), Elisa Carrió, sugirió que "existe desconfianza de las bases hacia su propia dirigencia", a lo que el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Luis Biolcati, respondió: "Nosotros conocemos mejor que Carrió a nuestra gente". Los ruralistas fueron recibidos ayer por legisladores del peronismo disidente y el Pro. "La discusión Buzzi-De Angeli lo hace sonreír a [Néstor] Kirchner", afirmó el diputado Felipe Solá antes de ingresar a ese encuentro, del que participaron representantes de las cuatro entidades. En el Parlamento, la oposición pedirá una sesión especial para tratar la baja de las retenciones a las exportaciones agropecuarias, uno de los principales reclamos del agro (ver aparte).

Ante el descontento en el interior y para mantener abierto el diálogo, el ruralismo exige ahora que la mayor parte de los acuerdos firmados entren en vigor antes del martes próximo, cuando la Comisión de Enlace vuelva a reunirse con los ministros del Interior, Florencio Randazzo, y de Producción, Débora Giorgi. Ayer, unos 200 productores se manifestaron en Chivilcoy contra la presencia de Néstor Kirchner en esa ciudad. Horas antes, el ex presidente y jefe del Partido Justicialista (PJ) había recibido la invitación formal de la Comisión de Enlace para participar, el jueves próximo, del acto en el estadio Orfeo, en Córdoba, donde se presentará a todos los partidos y bloques parlamentarios una agenda política del campo.

La mayoría de las sociedades rurales que se agrupan en Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) pidieron explicaciones a sus respectivas afiliadas, cuyos referentes regionales tuvieron que aclarar que, para el campo, "el conflicto no está resuelto". El presidente de CRA, Mario Llambías, irá pasado mañana a la sede de la combativa Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) a explicar la estrategia del ruralismo. "Compartimos la necesidad de un acuerdo, pero no se pueden celebrar anuncios que todavía se mantienen en el plano de la retórica", sostuvo Carbap en un comunicado. Rubén Ferraro, el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe), advirtió: "Si esto es más de lo mismo y sólo para dilatar, la gente va a volver a las rutas".

Ayer, los ruralistas dedicaron buena parte del día a alinear a los rebeldes. "Creo que se equivocaron, que tenían que haber pedido un cuarto intermedio", dijo Raúl Vitores, presidente de la Sociedad Rural de San Pedro. "Al Melli [como le dicen a De Angeli] se lo llevaron puesto las bases. En los lugares donde la sequía fue fuerte la gente está loca, muy enojada", afirmó el director de la Federación Agraria de Córdoba, Agustín Pizzichini. Para el dirigente cordobés, "los productores creen que puede haber una estrategia de los Kirchner para dilatar todo y llegar bien a las elecciones. Igualmente, la Mesa de Enlace no tenía mucha alternativa". Para Gonzalo Alvarez Maldonado, de la Federación de Cooperativas de Entre Ríos (Fedeco), "la gente no está conforme, se necesitaban anuncios mayores".

Por la magnitud del descontento, algunas entidades regionales respaldaron a la Comisión de Enlace. "Es imposible resolver en un par de reuniones todos los problemas, por lo cual es incomprensible que algunas entidades o personas, apresuradamente, descalifiquen lo que es un instrumento indispensable del campo y del interior productivo, como es la unidad de las entidades", sostuvo la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), de Córdoba y San Luis.

Provincias rebeldes

* Entre Ríos . En la provincia más castigada por la sequía, es fuerte la presión para volver a la protesta.

* Santa Fe . Al malestar del agro se suma el reclamo del sector metalmecánico y el comercio.

* Buenos Aires . La combativa Carbap pide medidas más amplias.

Comentá la nota